Noticias & Eventos

10.09.2022

Gaztelu Eguna 2022

La gran familia del Gaztelu Eguna disfrutó de una día inolvidable

Un año más conmemoraron y celebraron como corresponde la iniciativa de reconstrucción de Donostia en 1813, tras la devastación de la ciudad.

Amaneció un día ideal, el cielo muy azul y el termómetro sin las exageraciones de días anteriores. Todo se conjugaba de la mejor forma para que volviera a lucir en todo lo alto el Gaztelu Eguna. Volvemos a conmemorar, y ahora si celebrar, que una semana después de la devastación de Donostia en 1813, en el Caserío Aizpurua de Zubieta, se adoptaron unas decisiones que en lugar de dejar morir del todo la ciudad de Donostia prendía la llama de la valentía para reconstruir nuestra ciudad, y ese sí que es motivo de celebración porque nos permite estar aquí y disfrutar de una gran ciudad. Y a eso, a celebrarlo, íbamos a dedicarnos un centenar de animosos que componemos la gran familia del Gaztelu Eguna que cada año propone la Cofradía Vasca de Gastronomía donostiarra, secundada por sociedades de la Parte Vieja donostiarra: Aizepe, Casa de Araba, Círculo Riojano, Euskal Billera, Gaztelubide, Lurgorri y Ollagorra.

Fueron muchos días de trabajo interno para que todo estuviera en su sitio y vivir una jornada inolvidable y lo consiguieron quienes con tanto desvelo fueron capaces de despertar de nuevo el interés de un montón de amigos y amigas que colaboraron en la organización. Total, que llegado el día, el tambor mayor de la Cofradía, Elías Arruebarrena, hizo sonar su silbato para que la comitiva formara adecuadamente en la Plaza de la Trinidad y promover así el arranque de un desfile que sorprendió por su elegancia a los numerosos ciudadanos de aquí y de fuera que ya para media mañana pululaban por las calles de la Parte Vieja. Con el “Gure Donostia” lleno de emoción interna se dio el pistoletazo de salida, antes de que los disparos más sonoros de los integrantes de las asociaciones de recreación histórica “Urgull Histórico” y “Batalla de Vitoria 1813” recrearan el asedio y posterior rendición de las tropas francesas.

Con los redobles siempre motivadores de Padro Chartón en “granaderos”, llegamos hasta el atrio de la catedral de Santa María donde los generales inglés y francés, interpretados por Ekaitz Unai González y Tomás Ugaldebere, pactaron las condiciones para la rendición gala, unas capitulaciones aceptadas por ambas partes, mientras tamborreros y txiribiteros que ya habían animado hasta entonces las calles de la Parte Vieja con la buena música de la txaranga EZK, llegados desde Arre un año más, interpretaron la “Rendición” mientras se producía la retirada de las tropas francesas.

Ya con el ánimo necesario, el desfile se encaminaba hacia la subida al Castillo de la Mota, ahora con esfuerzo suplementario para no rendirse al sol que pegaba fuerte en Donostia. Sin parar de hacer sonar la música, llegamos a la batería de Santa Clara desde el que se contempla buena parte de la ciudad y donde hubo más de una emoción con lo sentidos que siempre somos recordando al querido Javier Ubillos, a nuestros amigos Jokin Larrañaga e Iñaki Aizpurua y a todos los que siempre nos acompañaban y que también participaban desde más arriba.

Todo estaba preparado en el Macho, donde las tropas hicieron el alto de rigor para dar buena cuenta de un rancho especial en un día tan señalado. Con los amigos de Alcampo, Makro, la kupela de Zapiain, los refrescos necesarios de Coca-cola y Schweppes, Insalus, Keler, Iturgaiz, Cafés Aitona, Domiko, Orialki, Dj Bengoa y, por supuesto la inestimable colaboración de Donostia Festak. A todos ellos muchas gracias un año más.

Agradable comida popular, en fin, para cargar baterías porque aún quedaba un buen trecho para completar le jornada. No faltó la romería siempre bajo la maestría de los amigos y amigas de Eskola con el multifacético Tomás Ugaldebere a la cabeza, como ensayo del baile del “Ashishito” para invitar por la noche a la ciudadanía a bailarlo en la Plaza de la Consti tras la lectura de las actas de Zubieta. Toque de atención para recuperar la formación y directos al cementerio de los ingleses, donde se dispararon salvas y hasta se interpretó con respeto el himno inglés, por el luto que hoy en día se vive en esos países tras la muerte de la reina Isabel II. De allí, descenso hacia la Parte Vieja para seguir la fiesta, con el incansable Eugenio y su cámara para arriba y para abajo para no perder detalle. Alto en Euskal Billera para interpretar “Kosakos” con la dirección de Xabier Olasagasti, tambor mayor de esa sociedad, y de allí a la parada técnica frente al Itxaropena, donde nos prepararon una buena merienda y donde, como es habitual, la txaranga puso la animación para diversión general de participantes en el desfile y quienes quisieron unirse al festejo, entre ellos en alcalde de Donostia, Eneko Goia y los y las concejales Nekane Arzallus, María Jesús Idoeta, Jon Insausti y, por supuesto, Aitziber San Román, que era una más de las txiribiteras que participaban en el desfile.

Ya en la Plaza de la Constitución, bien dispuesta con asientos colocados por el actual Ayuntamiento donostiarra y ante numerosos ciudadanos, la comitiva de 1813 subió al estrado para hacernos partícipes de aquellos acuerdos que en el Caserío Aizpurua de Zubieta alentaron a que la ciudad se reconstruyera. Una solemne interpretación de la Marcha de San Sebastián y unos animados bailes populares pusieron fin a un día para no olvidar. Eso sí, con la tradicional cena en la Sociedad, con la agradable asistencia de la amoñi Maritxu siempre alegre y jovial, culminada con el también habitual brindis de Carlos Arruebarrena.

Y así pasó el gran día. Gracias a todos por hacerlo bonito. Nos vemos en el Gaztelu Eguna de 2023.

 

Tito Irazusta

Reportero de asuntos tamborreros.

Gaztelu Eguna 2022

Representación de la reunión de Zubieta en 1813 y lectura de actas.

Gaztelu Eguna 2022

Rendición del general frances.

Gaztelu Eguna 2022

Llegada de las tropas al Macho del Castillo.

Gaztelu Eguna 2022

Romería en el Macho del Castillo.

Gaztelu Eguna 2022

Llegada de ediles a la plaza Constitución.