Noticias & Eventos

13.08.2022

Cañonazo anunciador de las fiestas de Semana Grande

    La Cofradía Vasca de Gastronomía volvió a ser protagonista para abrir la Semana Grande donostiarra

    Elías Arruebarrena prendió la mecha que trajo fiesta y con la lluvia tan necesitada también presente.

    Tantos y tantos días a la espera de poder normalizar la situación, volver a la Semana Grande con la ilusión y las ganas que el virus se encargó de chafar, tantos y tantos días a la espera de que la lluvia también hiciera acto de presencia porque había necesidad y todo se juntó en un momento cuando el Batallón de Honores de la Cofradía Vasca de Gastronomía encabezada por su tambor mayor, Elías Arruebarrena, subió al escenario de los Jardines de Alderdi Eder para hacer sonar el cañonazo que tradicionalmente indica que comienza la semana más grande de Donostia. Albricias, por tanto, trajimos fiesta y agua, no se podía pedir más. Donostia estaba seca y le dimos marcha en una tarde multitudinaria y cargada de emociones.

     Para la Cofradía Vasca de Gastronomía volvió a ser una cita importante, resuelta como tiene por norma, con gran sentido de la responsabilidad y tras prepararla con el entusiasmo de siempre, completo de camaradería, gran ambiente, mucho ensayo y espectacular puesta en escena. Iñaki Gurmendi dirigió con marcialidad a los fusileros de Urgull Histórico, la banda Illunbe puso en su sitio la música que animara aún más las interpretaciones del gran grupo que preparó la Cofradía y que desfiló primeramente por las calles de la Parte Vieja donostiarra antes de acceder al escenario puesto al efecto para el gran momento de las siete de la tarde.

    Partimos de la Plaza de la Trinidad una hora antes, momento en el que Elías Arruebarrena con su bastón de mando comenzó a dirigir una tras otra las interpretaciones que entusiasmaron a la multitud que llenó todo el recorrido y se fundió en ovaciones al final de cada marcha. Con el Gure Donosti, Ashishito, Bigotes… y, como no, abrimos camino con Granaderos. La comitiva la abría un impresionante Gastador, Fernando Martinez, para permitir el paso de las tropas por las abarrotadas calles de la Parte Vieja y del resto de la ciudad por donde se desfiló. Nerea Pérez portó con gallardía la bandera de la Cofradía Vasca de Gastronomía y tras ella, Elías ordenaba a las tropas, encabezadas por el grupo de “ingleses” que formaban Carlos Arruebarrena, Pedro Chartón y Alejandro Olondris en la primera fila y tras ellos, Pedro Chartón hijo, Lander Irazusta y este reportero, con Kiko Gobantes y Esteban Herrera, antes del grupo de “franceses”, con Elías Arruebarrena aitatxo, Jon Tadeo, Richard Amado, Alejandro Miranda, Peio Arribas, Andoni Montesinos y Mikel Larrañaga. Ahora que cito a este último debo recordar la gran ausencia que para todos supuso no tener en nuestra filas a Jokin Larrañaga, el gran amigo y compañero que nos dejó un hueco insuperable y al que quisimos recordar cada uno en la intimidad de la relación que siempre tuvimos para compartir con su entusiasmo cada evento que encumbrada a su querida Donostia. Descansa en paz Jokin después de haber disfrutado, seguro que sí, allá donde estés, de otra tarde de tamborrada.

     No podían faltar los Txiribitos, que condujo con su acierto habitual Onintza Mokoroa y que completaban, Ujue González, Maitane Pikabea, Lide Mugica, Yolanda Zabalza, Izaskun, Miriam Arruebarrena, Amaia Gracia, Jaione Amado, Amaia Arruebarrena, Amaia Intxausti, Joxe Arruebarrena recién llegado para la ocasión y Desiree Quiroga.

 ARTILLERO DALE FUEGO…

     Llegó el momento más emotivo, en medio de un aguacero que se recibió según vino, porque se pedía a gritos tras largo tiempo sin que lloviera en Donostia, con miles y miles de personas a la espera de la emotividad del cañonazo, multitud también en los balcones y terrazas del Ayuntamiento, donde distinguimos con sus entusiasmo habitual a la “amoñi” Maritxu, siempre protegida y acompañada por su hija Marilu. Otros muchos amigos y amigas que no dejaron de aplaudir en el momento en que, tras la interpretación del Artillero cantado esta vez por la Sociedad Unión Artesana, Elías y Onintza subieron al estrado en que el cañón esperaba para lanzar su carga y ofrecer la gran señal de apertura de la fiesta. Con maestría y tranquilidad, Elías mostró la mecha y dio fuego a un estruendoso cañonazo… Y comenzó la fiesta.

      Acompañados de los gigantes y cabezudos de Itzurun recorrimos después algunas calles de la ciudad para regresar a la Parte Vieja, hacer un alto en la Plaza de la Consti y seguir camino de regreso a la Sociedad, ya sin lluvia y con la única satisfacción del deber cumplido, un año más nuestra Cofradía protagonizó el momento más importante de dar rienda suelta a la semana más grande de la capital guipuzcoana tras dos años de obligada ausencia por un virus maldito que condicionó nuestras vidas y nuestras costumbres.

 CIERRE CON BUENA CENA

     Tras el recorrido, nuestra fiesta terminó en el elegante comedor Munibe, con medio centenar de comensales y manjares que fortalecieron a la tropa después del desgaste. Una maravillosa y bien aliñada ensalada con todos los sacramentos, un bonito con tomate bien fresco y exquisito y una magnífica tarta casera hicieron las delicias de los presentes que recordaron los bonitos momentos que acabábamos de vivir. En nuestra mesa, Iñaki Gurmendi y Fernando Martinez, entendidos del tema, debatían sobre la carga que se disparó en el cañón, porque sorprendió lo ruidoso de la explosión y hasta el pequeño vuelo del propio cañón en el momento del disparo. La cosa es que todo eran comentarios satisfactorios y que dejó bien claro Carlos Arruebarrena, en su habitual brindis final en el que recordó la buena camaradería vivida y levantó su copa con los hurras de rigor por el tambor mayor, Elías Arruebarrena, que volvió a ser el gran protagonista exitoso de la fiesta. Feliz Semana Grande para todos! El Gaztelu Eguna nos espera el 10 de septiembre...

 Tito Irazusta

Reportero dicharachero de eventos tamborreros

 

Cañonazo anunciador de las fiestas de Semana Grande

Artillero saludando antes de encender la mecha.

Cañonazo anunciador de las fiestas de Semana Grande

Elias y Onintza descieden de la torre tras el cañonazo.

Cañonazo anunciador de las fiestas de Semana Grande

Tambores marchando hacia Alderdi Eder.

Cañonazo anunciador de las fiestas de Semana Grande

Onintza dirigiendo los txilibitos.

Cañonazo anunciador de las fiestas de Semana Grande

Txilibitos con buruaundis.

Cañonazo anunciador de las fiestas de Semana Grande

Txilibitos.

Cañonazo anunciador de las fiestas de Semana Grande

Salida de Alderdi Eder tras el cañonazo.

Cañonazo anunciador de las fiestas de Semana Grande

Batallón de Honores de regreso a la Cofradía.