Hemeroteca

14.02.2016

Mar y montaña alicantinos - Juan José Lapitz

 

****************

Artículo de Juan José Lapitz publicado en su sección "Saber y Sabor" de "El Diario Vasco" del 13 de febrero de 2016

****************

Mi estancia en tierras alicantinas me ha puesto sobre la mesa platos típicos de aquellos mares y montañas y me ha permitido tener agradables sobremesas con lugareños octogenarios. El Naútic de Villajoyosa es un local acogedor, luminoso, un tanto bullicioso cuando está al completo, donde hay que ir a comer pescado. Allí oficia y sirve Antonio, hombre simpático y dinámico, que como no sirve cenas aprovecha las tardes para pescar lo que al día siguiente sirve a sus clientes. A nosotros nos tocó dentón y calamar, que iban acompañados con un delicioso ali oli, servido en el propio mortero en el que se mojaron los ajos con el aceite. Fresquísimos los mariscos y "chapeau" para el arroz a banda, una de sus especialidades. A la hora del café charlé con su padre, Vicente (pescador profesional jubilado) quién mostro, ufano, una fotografía junto con un cimarrón de 425 kilos, pescado por él a caña, con cebo vivo. El dato me recordó que mi padre me dijo que el mayor atún rojo que vio pesar en la lonja de Hondarribia alcanzó los 365 kilos.

Los calderetes que hasta ahora he llevado a la boca casi siempre estaban hechos con patatas, hortalizas y la carne o pescado correspondiente, salvo la de langosta de Fornells, en la que el marisco le acompañan el pan. Pues bien, el que nos sirvieron en Els Bessons de Campello era de pescado y arroz, servido en dos vuelcos. Primero, los pescados, gañllina (cabracho) y dentón, acompañados por el aromático alioli y luego el sabroso arroz. Benimantell es una pequeña localidad de montaña que cuenta con restaurantes de categoria como El Obrer, dirigido por Vicente en la sala y su esposa en la cocina. Nos sirvieron un menú memorable compuesto por diversas entradas a modo de tapeo (empanadilla de cebolla, gelatina de gazpacho, verduras en tempura....). Siguió la especialidad de la zona, la olla de blat (guiso de verduras y trigo) para finalizar con un tierno y aromático conejo al ajillo.

 

 

 

 

Mar y montaña alicantinos - Juan José Lapitz

Foto: Datmater