Hemeroteca

24.05.2015

Mantenerse despierto - Juan José Lapitz

*****************

Artículo de Juan José Lapitz publicado en su sección "Saber y Sabor" de "El Diario Vasco" del 23 de mayo de 2015

*****************

La gran población estudiantil está, en estos días del año, a falta de horas para preparar adecuadamente los exámenes. Muchos creen que las horas robadas a la noche, por lo que tienen normalmente de calma y silencio, son las más propicias para almacenar en la memoria lo que con pausa, tranquilidad y sin apremios, pudo debió hacerse los meses precedentes.

En mis tiempos, en el colegio de Lecároz, como no teníamos la cafetera a nuestra disposición, estaba de moda una anfetamina, creo que se llamaba sempatina, que permitía repasar los temas en los dormitorios a la luz de una linterna. Hoy distintas universidades hacen estudios para disipar la somnolencia a base de productos naturales, alimentos adecuados y una dieta estudiada, sin que tengamos que acudir a la botica.

El producto más usado es el café, pero todo el mundo sabe que no es bueno abusar de él, la cafeina que contiene (así como la teína del té) puede producir un ritmo cardiaco acelerado, con sus consiguients riesgos, así como alteraciones nerviosas. Otros prefieren atiborrarse de colas, pero la Coca o la Pepsi pueden crearnos los mismos problemas, por lo que a continuación hago un resumen de lo que dicen los expertos.

Se debe con un desayuno importante en el que no deben faltar los lácteos, los cereales y varias piezas de fruta, ricas en fibra, que aportarán energia al cerebro, se evitará la somnolencia y se tenderá a estar despejado. A la hora de comer es importante quel, como mínimo dos veces por semana, se consuman pescados grasos, que contengan Omega 3, tales como el salmón, el atún que pronto estará en campaña, las riquísimas y muchas veces despreciadas sardinas, las anchoas, el verdel y lo chicharoos y, como guarnición a estos platos de pescado, se aconsejan las patatas asadas. Como postre se recomiendan los arándanos, esas frutillas que aparecen en nuestros bosques de hayas a partir, de julio y que en estos momento pueden sustituirse por un par de vasos de zumo. Una pequeña siesta, tras la comida, es muy aconsejable, puesto que retardará el sueño nocturno. Curiosmante los doctores nos proponen comer pepitas de calabaza entre horas y, como no, algo tan agradable y conocido como mordisquear, de tiempo en tiempo una onza de chocolate, bastan 30 gramos al día. Hacer una cena muy frugal, y abstenerse de vino o cerveza para que el alcohol no enturbie nuestra mente, es el remate de una dieta para mantenernos despiertos.

Mantenerse despierto - Juan José Lapitz

Foto: Natalia