Hemeroteca

21.05.2016

La cerveza en Gipuzkoa sube como la espuma

**********

Artículo de Mikel Corcuera (Premio Nacional de Gastronomía 1999) publicado en la sección "Gastroleku" de Noticias de Gipuzkoa del 20.05.2016

**********

EL PRODUCTOR CERVECERO JUSTIN HAWKE VISITÓ DURANTE TRES DÍAS LAS PRINCIPALES INSTALACIONES CERVECERAS GUIPUZCOANAS MOSTRANDO LA IMPORTANCIA CADA VEZ MAYOR DE ESTA BEBIDA EN EL TERRITORIO

La cerveza artesana está de moda. Aunque suene a perogrullada, es una realidad constatada que en los últimos cinco años y en nuestro entorno más cercano, el consumo de este tipo de cerveza ha pasado de ser algo marginal a convertirse en un fenómeno cada vez más presente en los bares, los establecimientos especializados en vinos y licores, los medios de comunicación... En Gipuzkoa cada vez se organizan más eventos y ferias relacionadas con este tipo de cerveza, que no se limitan, además, a la capital, sino que se van extendiendo a municipios alejados de la misma como Villabona, Urretxu, Andoain, Azkoitia, Zarautz, Legazpi... Asimismo, cada vez son más los elaboradores guipuzcoanos que optan por fabricar esta bebida que lleva años alimentando y alegrando la vida a la humanidad, en su versión natural y sin filtrar, con ejemplos como Zarautz Beer Company (Zarautz), Mala Gissona (Oiartzun), Bidassoa Basque Brewery (Irun), Bas- queland Brewing Project (Hernani), Olañeta (Errenteria), Gross (Donostia)... sin contar toda la gente que se anima a fabricar en casa su propia cer- veza, una ventaja clara de esta bebida frente al vino o los licores, que no pue- den elaborarse de manera casera.

A lo largo de la semana anterior, un hecho que ha pasado desapercibido para los grandes medios de comuni- cación, pero que ha tenido un gran eco entre los amantes de este tipo de cerveza, muestra el alcance que va cogiendo, poco a poco pero de manera imparable, este sector. Nos referimos a la visita que el productor cervecero Justin Hawke realizó a Donostia de la mano de Liteo Leibar, dedicado desde hace décadas a comercializar y dar a conocer la cerveza, tanto artesana como de importación, desde su modesta pero potente casa, Comercial Aldama. Justin Hawke fundó en 1996 la casa Moor Beer, en una pequeña granja de Gales y hoy, 20 años después, tras haber ganado múltiples premios y después de ampliar en múltiples ocasiones sus instalaciones, está considerado como uno de los principales fabricantes de cerveza del Reino Unido. Justin Hawke llegó en avión el miércoles 11 de mayo y a lo largo de tres días mantuvo una trepidante actividad que le puso en contacto con cientos de fans guipuzcoanos. Las cervecerías Drop de Donostia y Boulevard de Irun celebraron sendos encuentros con el productor (denominados en el argot cervecero como Meet the brewer) en los que Hawke tomó los controles de los grifos del local y pinchó varios barriles de sus diferentes cervezas; visitó dos de las más potentes fábricas de cerveza artesana de la provincia (Mala Gissona en Oiartzun y Bidassoa Basque Brewery en Irun); comió en la sidrería Egiluze en Errenteria; probó los txipirones en su tinta en Bernardo Etxea; disfrutó del ambiente de las sociedades gastronómicas en Mons (Intxaurrondo) donde degustó un excelente marmitako y una perfecta tortilla de bacalao; fue conducido de pintxos por la Parte Vieja y recorrió algunos de los establecimientos “cerveceros” más remarcables de Donostia como el Akerbeltz, Mala Gissona Beer House o esa joyita que es el Desy de Gros... El único acto que se suspendió por razones técnicas fue una charla programada en la Vinatería de Gros, el establecimiento fundado por Manu Méndez especializado en vino, y en el que cada vez tiene una mayor presencia la cerveza artesana. A lo largo de su viaje, que concluyó encantado y prometiendo volver, Justin Hawke estuvo rodeado de seguidores, y la comida en su honor en Mons atrajo hasta Donostia a hosteleros de Ordizia, Hernani, Irun... así como a productores del Bidasoa y periodistas del Alto Goierri. Fue una visita, como decimos, modesta y discreta, pero la cantidad de gente implicada en ella muestra el imparable acceso de este sector en la filosofía piano piano si arriva lontano.

Para que este artículo cuente con un apartado práctico y el lector pue- da tomar contacto con lo leído, hemos inquirido al mencionado Liteo Leibar sobre los establecimientos más interesantes para disfrutar en Gipuzkoa de la cerveza en general y de la artesana en particular, y hemos preparado nuestra propia guía, así que tome nota el lector, o guarde está página como oro en paño. Si buscamos variedad en barril, en Donostia son imprescindibles Drop, con 19 grifos (Reyes Católicos, 18), Mala Gisso- na Beer House con 12 (Zabaleta, 53) y Etxeberria con 23 (Iñigo, 8), mientras que en la provincia no podemos dejar de visitar el Ezdok de Eibar, con 12 grifos ni el Boulevard de Irun con 9. Sin tanto cañero, pero con una bue- na variedad de cervezas artesanas y de importación destacan, en Donostia, Akerbeltz (Mari, 19), Desy (Ronda, 4), Auñamendi (Manuel Lekuona, 9), Aldazabal (Plazaburu, 8), Monpas (Sagues), Iturrioz (San Martín, 30) y Paulaner Amara (Pza. Ignacio Mercader), y en Gipuzkoa El Caserío (Hernani), Sugaar y Kirkil (Ordizia), Motz y Alaska (Urretxu), Huts (Zumarraga) o Estebenea (Irun). Una bonita selección, teniendo siem- pre en cuenta el viejo dicho de que "no están todos los que son, pero son todos los que están".

 

 

 

La cerveza en Gipuzkoa sube como la espuma

Liteo Leibar y el productor Justin Hawke brindan en la comida celebrada en la sociedad Mons, de Intxaurrondo. Foto: Josema Azpeitia / Ondojan.com