Hemeroteca

08.09.2013

Vino y fiestas - Juan José Lapitz

*************************************************************

Artículo de Juan José Lapitz publicado en su sección "Saber y Sabor" de "El Diario Vasco" del  7 de septiembre de 2013.

*************************************************************

El titular abarca los festejos organizados en torno al vino, en el que los caldos, por una razón u otra, se convierten en protagonistas y por otro las celebraciones festivas en las que el vino es uno de los ingredientes que aporta alegría y buen humor. No nos olvidemos de la sabiduría de nuestros antepasados que quedó plasmada en el refranero: "Ni fiesta sin vino, ni ollza sion tocino".

Septiembre es, sin duda, el mes en el que el vino da pie a los más diversos festejos, ya que en esta época en la que se realiza la vendímia en la mayor parte de las comarcas vinícolas, y al término de estas tienen lugar fiestas por doquier, con la tradicional pisa de las uvas a la antigua usanza, la ofrenda del primer mosto a la Virgen del pueblo, las fuentes públicas que, por un día, manan vino... Fuera de este contexto general, hay en la Rioja un festejo singular. Se trata de la Batalla del Vino que se dirime, cada año el día de San Pedro en los Riscos de Bilibio, próximos a Haro, que rememoran las dispustas con los vecinos de Miranda por la propiedad del cerro, arrojándose unos a otros miles de litros de vino (son válidos desde losa cubos hasta las mangueras).

El próximo día 13, Villanueva de Álava será escenario del hermanamiento del vino de La Rioja Alavesa, con el pimiento de Gernika, celebración que cada año marida nuestro vino con alguno de los productos más señeros del país y que cuenta con la participación de Fecoga, la federación internacional de cofradías gastronómicas, que actúa como testigo.

Los bailes suletinos, que alegran, dando colorido y vistosidad a las plazas zuberotarras, han incorporado el vino a su repertorio, cuando el "zamaltzaina", que con su indumentaria asemeja un caballo, debe evolucionar en torno a un vaso de recio cristal, lleno de vino y finalizar, poniendo ambos pies sobre el borde del vaso, sin caerse, ni derramar el líquido.

En mi ciudad, Hondarrabia, a lo largo de la novena a la virgen de Guadalupe, cuya festividad celebramos mañana, seguimos fieles a una ancestral tradición, tomar una "angelita", una vez terminado el servicio religioso. El Diccionario Enciclopedia de Gastronomía Vasca dice con ese nombre se conoce aquí la mezcla de un vino dulce con blanco, mientras en la cuenca de Pamplona se elabora con vino rancio y sifón, a modo de refresco.

Vino y fiestas - Juan José Lapitz