Hemeroteca

22.11.2014

Tambores lejanos, pero muy cercanos - Mikel Corcuera

*********************************************************************************************

Artículo de Mikel Corcuera (Premio Nacional de Gastronomía 1999) publicado en la sección "Gastroleku" de Noticias de Gipuzkoa del 21.11.2014

***************************************************************************

A LO LARGO DE ESTAS ÚLTIMAS SEMANAS, VARIOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN, ENTRE ELLOS ESTE MISMO DIARIO, SE HAN HECHO ECO DE LAS JORNADAS DE COCINA VASCA QUE TUVIERON LUGAR A LO LARGO DEL MES DE OCTUBRE EN EL PRESTIGIOSO HOTEL SCHWARZER BOCK DE WIESBADEN, UN ESTABLECIMIENTO, DICHO SEA DE PASO, QUE ES CALIFICADO POR LOS PROPIOS ALEMANES COMO "MÍTICO", YA QUE CUENTA CON CERCA DE CINCO SIGLOS DE ANTIGÜEDAD Y QUE, A PESAR DE SU ASPECTO ALGO DECADENTE, SIGUE SIENDO CONSIDERADO UNO DE LOS CINCO HOTELES MÁS IMPORTANTES DE ALEMANIA.

Pero pocos medios han relacionado dichas jornadas con otro acontecimiento que tuvo lugar unos pocos meses antes: la celebración de la Semana del Vino de Rheingau, en la que tomó parte como invitado Iker Zabaleta, cocinero y propietario, junto a su hermano Xabier, del asador donostiarra Aratz de Igara. Ambos acontecimientos, si bien no tienen nada que ver uno con el otro, han contado con la presencia de destacados cocineros guipuzcoanos: Iker, en el caso de la Feria del Vino y otros seis cocineros de tomo y lomo (de muy diferentes estilos) en el caso de las Jornadas de Gastronomía Vasca de octubre. Ander Esarte (Txuleta), Rubén Trincado (Mirador de Ulia), Vera María Cruz da Silva (Casa Vergara), Xabier Zabaleta (Aratz), todos ellos de Donostia, y Félix Manso (Gaztelumendi-Antxon, Irun) y Juanma Garmendia (Asador Kattalin, Beasain).

El motivo de la cada vez más asidua presencia de los cocineros vascos en los diferentes eventos que se celebran en esta ciudad de Alemania, capital administrativa del estado federal de Hessen, al que pertenece también nada menos que Fráncfort, no es otro que el herma- namiento entre Donostia y Wiesbaden, que lleva en funcionamiento más de tres décadas aunque en los últimos tiempos está resultando más dinámico que nunca.

Dicho dinamismo, de todas formas, no sería posible si no fuera por los responsables alemanes del hermanamiento, Armin Klein, Berti Budzinski y Ute Bleissner. Armin y Berti fueron los que invitaron a Iker Zabaleta a acudir a la Feria del Vino de Rheingau, concediendo a las bodegas Mitarte de la Rioja Alavesa el honor de ser uno de los vinos servidos en la inauguración oficial de la feria, y la incansable Ute Bleissner fue la persona que realizó todas las gestiones necesarias para que el hotel más importante de la ciudad acogiera unas jornadas de cocina vasca. Ute, que aparece sonriente entre los cocineros en la fotografía que acompaña estas líneas acudió, además, todos los días al hotel para compro- bar que no había ningún problema y los cocineros guipuzcoanos no tenían ninguna dificultad de comunicación u otras necesidades. Como puede verse, estamos hablando de personas que merecen todo un reco- nocimiento por la encomiable labor que realizan para promocionar la gastronomía vasca en general y la ciudad de Donostia en particular en tierras alemanas.

Desgraciadamente esta labor, sin embargo, no se ve reflejada en la actitud de nuestras autoridades municipales. Como destacaba Iker Zabaleta al valorar su presencia en la citada Feria del Vino de Rheingau, "el único punto negativo es la falta de presencia de representantes del Ayuntamiento donostiarra. Estaban invitados a acudir de manera gratuita y nadie lo hizo. Hemos sido los hosteleros los que hemos acudido a vender Donostia y Euskadi a una zona riquísima de Alemania, mientras nuestras instituciones han desaprovechado la ocasión. Es una vergüenza". Estas duras declaraciones que recogió recientemente la revista Ondojan.com podrían tener remedio si las autoridades del Ayuntamiento de Donostia llevaran a cabo un acto de reconocimiento como puede ser la concesión del Tambor de Oro a unas personas que tanto han hecho por Donostia a pesar de vivir a más de 1.000 kilómetros de distancia.

Dicho galardón podría ser concedido en bloque a la Comisión de Hermanamiento Wiesbaden-Donostia como grupo o bien a Ute Bleissner que, por su edad y su dedicación durante las tres décadas de hermanamiento, podría ser la persona más adecuada para recibirlo a modo per- sonal. Sin duda, sería una excelente manera de corregir la falta de atención prestada a estos altruistas por parte de nuestro Ayuntamiento, así como una forma de recuperar el espíritu inicial del Tambor, que no era otro que el de premiar a una persona que, no lo olvidemos, sin ser donostiarra, se destacaba por promocionar nuestra ciudad fuera de nuestras fronteras.

 

 

 

 

 

 

Tambores lejanos, pero muy cercanos - Mikel Corcuera

Ute Bleissner junto a los cocineros guipuzcoanos ante el hotel Schwarzer Bock. Foto: Josema Azpeitia/Ondojan.com