Hemeroteca

29.07.2012

Morado de Aretxabaleta, el mejor tomate - Montse Hidalgo

 

Artículo de Montse Hidalgo publicado en "El Diario Vasco" el 29 de julio 2012

Nerea y Miriam Arrizabalaga presentaron el ejemplar ganador del primer concurso de tomates autóctono
****************************************

En 1990 casi se extinguió. Ahora ha ganado un concurso. No uno de los que requieren especiales habilidades, más bien uno de belleza. Podría decirse que el tomate más guapo y el más sabroso de cuantos se presentaron al concurso que reunió ayer cerca de un centenar de estas hortalizas en la plaza de la Trinidad fue el Morado de Aretxabaleta.

El laureado vegetal no ha crecido silvestre, el mérito de la victoria y la comida en la Cofradía Vasca de Gastronomía se los llevaron dos hermanas: Nerea y Miriam Arrizabalaga. La primera explicó que llevan tres años cultivando esta variedad: «Los encontramos en el vivero y decidimos plantarlos porque son una variedad local, para que no se pierdan», comentó.

¿Por qué ganó su tomate? Pues bien, el jurado se tomó su tiempo para decidirlo: mientras ellos probaban los tomates seleccionados de cada concursante -concretamente diez-, otros colaboradores pudieron partir y rociar con aceite de oliva y sal cerca de setenta ejemplares que después degustaría el resto de los presentes. El encargado de hacer público el fallo del jurado fue Iban Zabalza, del vivero Blasenea, según aclaró, se tuvieron en cuenta «su sabor redondo y prolongado en boca, su piel fina... y, de verdad, que estaba buenísimo».

Los demás competidores eran otras variedades locales: algunos de la familia Marmande, y otros Negros de Crimea. Fuera de concurso se exhibieron tomates de tipo Piña, Raft, Marizol Gold, Gordal y Jack. Desde media mañana hasta la una del mediodía estuvieron expuestos sobre un mantel azul, congregados en grupitos de entre dos y nueve tomates. Los había rojos, del color que acostumbramos a ver en los supermercados y más oscuros, con algunas vetas verdosas y amarillos como un limón.

Para los organizadores, entre los que se cuentan la Cofradía Vasca de Gastronomía y la delegación de Slow Food en San Sebastián, es establecer relaciones con los productores de variedades locales. «Por una parte conseguimos nombres y datos de contacto de gente que se dedica a esto y por otra parte, intentamos fomentar el cultivo de variedades autóctonas», explicó Juan Manuel Garmendia, de Slow Food. Asimismo, afirma que cuando la gente prueba los tomates locales no quiere comer otros.

Pese a todo, según confirmó Iban Zabalza, de todos los puestos de los mercados de la Bretxa y San Martín sólo uno vendía variedades autóctonas. «Los demás tenían tomates Jack, una variedad que nos han hecho creer que es local. En realidad son semillas que vienen desde Vietnam y que distribuye una multinacional muy potente». La ventaja de las variedades puras que se presentaron ayer es, explicó Zabalza, que se acaba la dependencia de las multinacionales: «Sus semillas se atrofian y no se pueden reproducir, con las variedades puras basta secar las semillas y guardarlas hasta la primavera».

Morado de Aretxabaleta, el mejor tomate - Montse Hidalgo

Los tomates concursantes, esperando el veredicto. :: JOSÉ USOZ