Hemeroteca

12.04.2014

Japón,¿gastronomía asequible? - Mikel Corcuera

*************************************************************************************************

Artículo de Mikel Corcuera (Premio Nacional de Gastronomía 1999) publicado en la sección "Saberes y Sabores" de Noticias de Gipuzkoa del 11.04.2014

********************************************************************

EL PERIODISTA LEGAZPIARRA JOSEMA AZPEITIA HA VISITADO JAPÓN EN UN VIAJE

GASTRONÓMICO DE LA MANO DEL MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES JAPONÉS. AZPEITIA AFIRMA QUE JAPÓN ES UN DESTINO "ASEQUIBLE E IDEAL PARA EL TURISMO FAMILIAR".

Nuestro colega Josema Azpeitia no deja de sorprendernos. El inquieto responsable de Ondojan.com, ha acudido del 22 al 29 de marzo a Japón invitado por el Gobierno de la isla para conocer las más diversas caras de la gastronomía japonesa.

¿Cómo consigue un humilde periodista guipuzcoano ser invitado por el gobierno de uno de los países del G-7?

–Las cosas son mássimples de lo que parecen. Hace año ymedio conocí en  unacto gastronómico a Itaru Ishii,un empresario japonés demiedad autor de varios libros sobre gastronomía internacional al que le gustó mi trabajo. En marzo de 2013, fue nombrado miembro del Comité de Promoción del Turismo del Ministerio de Infraestructuras, Transporte yTurismo de Japón. Poco después, me concedieron el Premio Euskadi de Gastronomía a lamejor labor periodística e Itaru, pensó que podía ser interesante invitarme a Japón para conocer y dar a conocer su gastronomía. Lo hacen regularmente con periodistas y expertos en gastronomía.

Así que el objetivo ha sido estrictamente gastronómico.

–No exactamente. La gastronomía ha sido el hilo conductor del viaje, pero uno de los objetivos de los programas de invitación a periodistas y expertos es hacer un diagnóstico sobre los fallos o carencias del turismo en Japón. Yo lo ignoraba hasta la fecha, pero Japón tieneungran déficit turístico. Es un país con más de 40 millones de viajeros, pero solo recibe 10 millones de turistas, y es algo que les tiene preocupados. Al final de mi estancia, se celebróuna cena con responsables turísticosde altonivel y me pidieron que expusiera mis conclusiones.

¿Y cuáles fueron?

–Les he prometido que redactaré un informe exhaustivo, porque detecté varias carencias, pero principalmente creo que uno de los principales fallos de la imagen de Japón de cara al exterior, es que la gente le ha colgado el sambenito de que es un país muy caro.

¿Y no lo es?

–Pues no. En mi caso, ésta era mi segunda visita a Japón. Estuve de vacaciones en agosto de 2008 con mi mujer ymihija, que acababade cumplir un año. Ya nos habíamos informado, pero aún así, nos sorprendió desde el primer momento lo asequible que resulta todo en Japón, desde la comida hasta los productos básicos. Japón está lleno de restaurantes en los que se sirven generosas raciones de ramen (fideos), arroz con carne o pescado, pastaentodas sus variedades... son restaurantes populares, a los que acude la gente de allí, desde los jóvenes hasta los empresarios encorbatados que inundan las calles de Tokio, en los que se comede maravilla por un precio que oscila entre los 800 y los 1.500 yenes (entre 6 y 12 euros aproximadamente). También hay opciones todavía más baratas, como las tascas en las que se sirve cerveza y brochetas de teriyaki (pollo a la brasa) a un precio que anda entre uno y tres euros. El sushi es algo más caro, pero ojo, aquí nos lo cobran en muchos sitios más caro que en Japón. Finalmente, la alta cocina es cara, pero como aquí. Un menú en un restaurante tradicional de nivel puede costar entre 60 y 100 euros.Encualquier caso, casi todos los restaurantes ofrecen fórmulas y menús de lomásvariopinto, por lo que no es difícil encontrar una opción acorde anuestro bolsillo.

Pero hay que ir hasta allí. Y moverse por el país.

-Tampoco es para tanto. Un amigo mío va a ir en agosto y el billete de avión le ha costado alrededor de 500 euros. Una vez allí, hay albergues a muybuenprecio yunagamade hoteles estupendos entre 60 y 120 euros. Para desplazarse, una buena alternativa es el tren bala, cuyo bono cuesta 200 euros a la semana. También, una opción genial es lo que hicimos nosotros, alquilar un coche, que viene a costar unos 30 euros al día, además de que la gasolina cuesta un 30% menos que aquí.

Volviendo a la gastronomía,¿quéle ha sorprendido en este viaje?

–Como siempre, la frescura de los pescados y mariscos. Vi como metían a un pobre langostino todavía coleando en la tempura antes de servírmelo, y cuando solicité pez globo, mataron el ejemplar yme lo sirvieron troceado mientras todavía la carne pegaba respingos, es decir, los nervios todavía estaban trabajando.También me encantó la tempura, sencilla y sabrosa, nada que ver con lo que nos venden aquí comotal.Por otra parte, me llevaron a la isla de Hokkaido y me encantó como protegen su carne (muy buena, por cierto), los productos de su huerta, su leche, sus productos de temporada, etc. es una filosofía muy parecida a la nuestra: respeto hacia el productor y cercanía del producto Kilómetro 0 a fin de cuentas. Creo que es una tendencia respetuosa con nuestro entorno que aporta salud ybienestar.Ypor añadir algo, me ha sorprendido también el sake. Lo tenía como un mal vino que se bebía caliente en los restaurantes japoneses y no es así, hay una gran variedadcomoencualquier vino (dulce,seco, para tomar frío, para tomar caliente, para comer con carne, con pescado...) y creo que si lo promocionan correctamente el sake puede ser un producto perfectamente exportable y merecedor de estar en cualquier mesa.

Japón,¿gastronomía asequible? - Mikel Corcuera