Hemeroteca

19.10.2013

Hipócrita metáfora de la cultura - Mikel Corcuera

*************************************************************************************************

Artículo de Mikel Corcuera (Premio Nacional de Gastronomía 1999) publicado en la sección "Saberes y Sabores" de Noticias de Gipuzkoa del 18.10.2013

********************************************************************

Hace ya diez años que nos dejó el irrepetible escritor catalán Manuel Vázquez Montalbán, exactamente tal día como hoy, el 18 de octubre de 2003. Pero sin duda, su obra y su compromiso serán para mí -y para muchos- inolvidables. Últimamente aprovecho el tiempo para relecturas de libros que me aportan una nueva visión y sensaciones diferentes a las de la primera vez. No tanto por los textos en sí, sino, seguramente, porque los años no pasan en balde. La que sí ha resistido bien al paso del tiempo (incluso como los grandes vinos, mejora) es la obra del polifacético escritor, quien se autodefinió como "periodista, novelista, poeta, ensayista, antólogo, prologuista, humorista, crítico, gastrónomo, culé y prolífico en general". A lo que tenemos que añadir el haber sido una honesta persona comprometida hasta la médula con su tiempo, su pueblo y su cultura.

El libro en concreto que he vuelto a disfrutar es el de Las recetas de Carvalho. Montalbán, un excelente gourmet, y a través de su otro yo, este excéntrico detective privado que es Carvalho, nunca dejaba de mostrar su pasión y su debilidad por la cocina. En este atípico recetario se recogen sus preferencias dentro de la cocina tradicional española que este personaje ha mostrado en sus peripecias. Donde se dice que "la cocina es una gozosa forma de evasión para espíritus inquietos como el de Pepe Carvalho". Otros libros suyos relacionados con la gastronomía se han convertido en obras de culto.

Desde el paradójico (sólo de título) Contra los gourmets, que en realidad era todo un manifiesto a favor de la mejor cocina y una crítica inteligente contra la casta de los gastrónomos de pacotilla. Otros breves, pero no menos substanciosos libros como el divertidísimo Reflexiones de Robinsón ante un bacalao, y por supuesto algo tan trasgresor y singular como su célebre obra Las recetas inmorales.

En cuanto al primero (tal vez el menos conocido de todos, pero delicioso), se trata de un libro pequeño pero inmenso, a la vez que mordaz. Con pensamientos, reflexiones y múltiples sucedidos de un náufrago que, antes de verse en tan extrema situación, ha sido un morrito fino de exquisito paladar y que además, gozaba con muchos posibles para disfrutar a tope con refinamientos y exquisiteces culinarias.

El caso es que nuestro imaginario protagonista naufraga en una isla remota sin nada más que lo puesto, su agenda y un par de rotuladores. Ni cuchillos, ni ningún utensilio ni un triste mechero o cerillas, ni una manta siquiera. Nada de nada. Entonces, comienzan sus evocadoras reflexiones. Hace balance de sus anteriores actos. Suspira por quien amaba. Recuerda, saborea y describe con precisión aquellas gollerías que ha degustado en su anterior situación, antes de ser náufrago, y se lamenta de aquel paraíso perdido.

En cuanto a la otra obra indicada, señala el escritor catalán que estas recetas inmorales surgieron de una frase que le dijo Dalí: "Con Greta Garbo sólo se puede comer lenguado a la plancha". A partir de eso, el autor se puso a imaginar qué comería con determinadas mujeres estupendas. El maridaje gastronomía-erotismo estaba claro. En cuanto a la inmoralidad, nos dice que: "Todo lo que hace referencia al placer es gozosamente calificado de inmoral. Para los moralistas, sólo el sufrimiento es moral".

El legado, en definitiva de un hombre, para el que cocinar es "una metáfora de la cultura y su contenido hipócrita", ya que como él mismo expresa: "si devoramos directamente al animal muerto o la lechuga arrancada, se diría que somos unos salvajes. Ahora bien, si marinamos a la bestia para cocinarla posteriormente con ayuda de hierbas aromáticas de Provenza y un vaso de vino rancio, entonces hemos realizado una exquisita operación cultural, igualmente fundamentada en la brutalidad y la muerte".

Hipócrita metáfora de la cultura - Mikel Corcuera

Portada del libro de Las recetas de Carvalho