Hemeroteca

28.02.2010

Boletín nº 69 - La anchoa en el mundo

Artículo publicado en nuestro boletín nº 69

Texto: Xabier Irigoien

Azti - Unidad de Investigación Marina

Fotos: Unai Cotano y Naroa Aldanondo

 

 

Supongo que en una sociedad gastronómica la anchoa se clasifica en frita, rebozada, boquerones, a "la papillote" y unas cuantas maneras más de prepararlas. Para un biólogo la situación es parecida, aunque nos parezca que anchoa solo puede ser la nuestra resulta que hay anchoas por todo el mundo, la anchoa, bokarta, boquerón, seitó o longorón existe en otros países 南非鯷, Χαψί, biqueirao, anchois, anchovy, giavros, rykoû, youssou nokoum.... Y como se puede esperar de esa variedad de nombres en realidad no estamos hablando de la misma anchoa. Las anchoas pertenecen a la clase Actinopterygii, el orden clupeiforme (como las sardinas y los arenques), la familia Engraulidae...y a alguno de los 17 géneros y 141 especies de anchoas que existen en el mundo.

Hay anchoas de río, de río grande claro, como la anchoa pigmea del rio negro (Amazonsprattus cintilla) y otras varias especies en la cuenca del Amazona, la anchoa del Ganges (Setipinna phasa) o la anchoa granadera del Yang Tse (Coilia brachignathus). La anchoa mas vasca es seguramente la anchoa de Zabaleta (Anchovia clupeoides) allí en las costas de Venezuela y Cuba. También existe una anchoa de los piratas (Encrasicholina punctifer) en la zona de indonesia y Australia. Existen anchoas con distribuciones muy restringidas como la anchoa granadera de puntos dorados (Coilia Dussumieri) en las costas de la India y anchoas que ocupan océanos enteros como la anchoa india (Stolephorus indicus) que se puede encontrar en todo el Indico y parte del Pacifico. Anchoas de "pelo fino" (Setipinna tenuifilis) o de boca grande (Thryssa setirostris). En fin, existen anchoas para todos los gustos. Si alguien tiene curiosidad por ver que aspecto tiene puede encontrarlas en www.fishbase.org

Las anchoas con mayor importancia comercial son las que pertenecen al genero Engraulis, y entre ellas se cuenta "nuestra anchoa" Engraulis encrasicolus, con la salvedad de que "nuestra" anchoa se puede encontrar desde las costas de Sudafrica hasta el Mar negro y el Mar báltico. También hay una Engraulis japonicus, una Engraulis mordax (costas de California) y una Engraulis ringens (Perú-Chile). Es sin duda entre nosotros y en los países mediterraneos donde la anchoa es más apreciada para el consumo humano. Pero si en vez de por sabor las clasificamos por numero, la campeona es sin duda Engraulis ringens, la famosa anchoveta del Perú. Por hacernos una idea, si las capturas de anchoa en el Golfo de Vizcaya se cuentan por miles de toneladas, con capturas máximas alrededor de las 100 000 toneladas en los años 50-60, en Perú las capturas se cuentan por millones de toneladas, habiéndose llegado a capturar 12 000 000 de toneladas en un año. Si lo ponemos en individuos, una captura de 8 millones de toneladas son más de 300 000 millones de individuos, es decir que nos tocan a 50 anchovetas del Perú por cada habitante del planeta al año. La anchoveta del Perú representa ella sola el 10 % de las capturas mundiales totales de todas las especies confundidas.

El motivo de esta fabulosa riqueza es tan simple como la dirección de los vientos dominantes. En Perú la dirección de los vientos empuja las aguas superficiales hacía afuera haciendo que en la costa suban aguas de fondo cargadas de nutrientes, lo que llamamos un afloramiento. Estos nutrientes hacen que las pequeñas algas microscópicas que están en la base de las cadenas alimentarias crezcan y se multipliquen y haya alimento en abundancia para mantener toda la cadena alimentaria, desde crustáceos microscópicos, peces que se los comen y hasta los pájaros que con su guano también hicieron famosa esta zona. En el mundo hay cuatro grandes zonas de afloramiento, en Perú, California, Namibia y Mauritania, Senegal, Sahara. Otra zona de afloramiento que conocemos por su riqueza pesquera es la costa de Galicia.

Supongo que los socios de la sociedad Gastronómica se estarán preguntando a que sabe la anchoveta del Perú porque a pesar de su abundancia pocos son los que creen haberla probado. En realidad, aunque ligeramente transformada, la hemos probado casi todos. A pesar de los esfuerzos del Gobierno de Perú para valorizarla y que se use para consumo humano (conservas), la mayoría de la anchoveta del Perú se sigue utilizando para harinas de pescado que después se usan para alimentar a pollos, cerdos, salmones etc. El próximo salmón o rodaballo de granja al horno probablemente se alimentó de pienso derivado de anchoveta del Perú.

Para acabar unos pocos apuntes sobre la biología de la anchoa, en este caso la nuestra, Engraulis encrasicolus. Las anchoas adultas se alimentan de zooplancton, sobre todo de unos pequeños organismos de entre 0.5 y 2 mm que llamamos copépodos. Son adultas con un año y viven como máximo cuatro años. Para saber su edad se cuentan los anillos que se forman en un hueso del oído, el otolito; como en los árboles, cada invierno un anillo.

Sin embargo, debido a la gran mortalidad, en general la población esta compuesta en su mayoría, aproximadamente un 70 %, de individuos de un año de edad. Como se reproducen tan pronto y viven tan poco, que haya muchas o pocas depende sobre todo de las de un año de edad, de las que nacen un año y sobreviven al siguiente. A estas anchoas de un año que entran en la pesquería las llamamos el reclutamiento anual, cuando los reclutamientos son buenos y la población esta bien, las anchoas de un año representan un porcentaje muy alto. Cuando los reclutamientos son bajos y la abundancia disminuye también se nota en un mayor porcentaje de anchoas de dos y tres años. Una anchoa pone cada año unos 200 000 huevos, con la puesta concentrada en torno a Mayo-Junio. Si hacemos una pequeña cuenta de la vieja respecto a lo explicado anteriormente, podemos entender que para que se mantenga la población exactamente igual de esos 200 000 tienen que sobrevivir 2 (un macho y una hembra), si solo sobrevive uno la población se divide por dos, y si sobreviven cuatro se duplica...todo ello en un año. Si lo ponemos en porcentaje de mortalidad, eso quiere decir que con una mortalidad del 0.9999 la población se mantiene, con una de 0.99995 se divide a la mitad y con una mortalidad de 0.9998 se duplica al año siguiente. Saber cuantas anchoas habrá al año siguiente no es fácil, se juega al cuarto decimal y depende mucho de las condiciones climáticas. Por ese motivo, además de las campañas de primavera que se usan para saber cuantos adultos hay, se hacen también campañas en otoño, para estimar directamente cuantos de los huevos puestos en primavera llegan a juveniles y como apunta la cosa para el año siguiente.

En fin, después de varios años con la pesquería del Golfo de Vizcaya, esperemos que los vientos soplen de donde deben y en los años que viene la población se recupere. Al fin de al cabo lo que más nos gusta de la anchoa es comerla.

 

Boletín nº 69 - La anchoa en el mundoBoletín nº 69 - La anchoa en el mundoBoletín nº 69 - La anchoa en el mundo