Noticias & Eventos

15.04.2015

Puchero Canario, XXV años

Viaje a la celebración del XXV Capítulo del Puchero Canario

Una importante representación de la Cofradía Vasca de Gastronomía, participó en la excursión organizada por FECOGA a Gran Canarias con motivo de la celebración del XXV Capítulo de la Cofradía del Puchero Canario. Comenzó temprano la excursión, a las 6,30 para los que cogieron el autobus en San Juan de Luz y sucesivamente las paradas de rigor en Irún, Donostia y Zarautz hasta llegar al areopuerto de Bilbao. En esta ocasión no tuvimos la tradicional parada para el hamiketako, puesto que cuando ibamos por tierra, era muy temprano y en los aviones no entienden de estas zarandajas.

Nos alojamos en el Hotel Beverly Park, en la playa del Ingles y pronto nos dimos cuenta que el tiempo no estaba para mucha playa. Afortunadamente teníamos organizadas varias excursiones opcionales, a las que finalmente se apunto más gente de la prevista inicialmente.

Mientras unos luchaban con el sol-sombra de la piscina del hotel, otros nos enbarcamos en autobus rumbo a Arucas, junto a Gran Canarias, para visitar la más importante destileria de ron de Europa. La destilería de Ron Arehucas, fundada el 9 de Agosto de 1884 por don Alfonso Gourie Alvarez, comenzando a producir la primera zafra azucarera el 23 de febrero de 1885. Conducidos por una guía, descubrimos los secretos más importantes de la producción del ron, su historia en la isla y como no podía ser menos degustamos de diferentes rones que elaboran.

Finalizada la visita nos dirigimos al casco histórico de Arucas, donde destaca la iglesia parroquial San Juan Bautista, en la plaza San Juan. Callejeando, nuestro cofrade Javier Ubillos, encontro un curioso local en cuya puerta figuraba: “La casa del Jamón”. Parada y fonda y con un vino del país pudimos degustar sendos platillos de jamón cortados a cuchillo. Jesús Hernandez, recordando otros tiempos, se dedico a afilar el cuchillo al maestro cortador para acelerar el servicio ya que el autobus nos aguardaba para trasladarnos al barrio de las “coloradas” de la capital donde teníamos previsto el almuerzo en el restaurante “El Padrino”.

Allí nos aguardaba Mario Hernandez, presidente del Puchero Canario, que era el que nos había organizado, en ese restaurante, un menú netamente canario a cargo del cocinero Humberto Rodriguez, dueño del local y que era el que debía tocar la sinfonía.

Entrantes: Tacita de caldo de pescado; gofio escaldado con cebolla; Papas arrugadas con mojo colorado; queso tierno de cabra frito con mermelada de guayabo; ensaladas de la casa con fruta tropical.

2º Plato: Medallón de cherne (mero de roca) con verduras salteadas.

Postre: Guayabo al licor de naranja.

Un buen momento, cantamos lo nuestro y antes de despedirnos le entregamos la llave de la Cofradía al cocinero Humberto Rodriguez.

La siguiente salida fué la que habí propiciado nuestra visita a la isla, la celebración del XXV Capítulo del Puchero Canario. Partimos, nuevamente en autobus, pero en esta ocasión toda la espedición, a pesar que parecía que el sol quería ser mas generoso que otros días. Fuimos recibidos en la Plaza de Santa Ana por el concejal de turismo, Pablo Barbero, que nos llevo al Salón Dorado del Ayuntmieto donde nos dirigió unas palabras, agradecidas por Juan Manuel Garmendía en nombre de todos, nos hizo visitar las dependencias y acabamos en la terraza desde donde se contempla una magnifica vista de la ciudad y donde nos ofreció un suculento aperitivo.

Concluída la visita y de regreso al autobus, pasamos junto a la casa Colón, la casa natal de Alfredo Kraus, junto a la cual, Luis Mokoroa y Modesto Lasa hicieron la competencia como sus virtuosos txistularis a un flautista callejero. La cosa no fue a mayores porque la gorra del flautista, que estaba en el suelo, se llenó derrepente de monedas y billetes. Con un poco más de tiempo contratan a nuestro txistularis para otro día.

El capítulo se desarrolló en el Restaurante el Peregrino, el mismo que el jueves, repetimos lugar, pero no menú. Al llegar nos encontramos con un nutrido grupo de cofrades canarios que estaba disfrutando del buen tiempo, con un sabroso aperitivo a la sombra de unas palmeras. Entre los asistentes, alrededor de unas 150 personas, destacamos la presencia de Rafael Ansón, Presidente de la Real Academia de Gastronomía, de Miguel Escudero, Presidente de la Academia Gran Canaria de Gastronomía, José Luis Iglesias, encargado de traer los chorizos y lacón de las galicias.

Tras un largo peritivo y ya sentados, le atacamos al Puchero de la Siete Carnes (vaca, cerdo, ternera, cabra, perdiz, gallina y pichones), al que acompañan verduras, garbanzos para suavizar. Experiencia de “obligado cumplimiento” para los buenos gastrónomos defensores de los contundentes platos de cuchara.

A los postres, entregamos una hermosa placa a Mario Hernández, como reconocimiento a la intesa actividad desarrollada por dicha cofradía en sus 25 años de existencia.

3ª Salida: Teníamos con nosotros a Jesús Mari Ormaetxea, Gran Maestre de la Cofradía del Queso Idiazábal de Ordizia y como no podía ser de otra forma se las arregló para que pudieramos visitar una quesería de la Denominación de Origen Protegida “Queso Flor de Guía”. Día gris, cogimos el autobus y alla nos fuimos monte arriba para visitar la quesería Cortijo de Caideros, situada en Caidero de Garda próxima a la población de Guía de la que recibe el nombre la denominación.

Nos recibe Cristóbal Moreno Díaz pastor y propietario que, junto con su esposa Benedicta, elabora de forma artesanal los tres tipos de queso amparados bajo esta Denominación. Asistimos 28 cofrades que fuimos recibidos bajo una intensa lluvia en un paraje precioso, que por su verdor, nos hacía pensar que nos encontrábamos en una auténtica borda de Euskadi.

Tuvimos la oportunidad de asistir al ordeño de su rebaño, así como visitar las instalaciones de la quesería, además de degustar dos tipos de sus riquísimos quesos, uno de ellos “semicurado” y otro “curado”, regados con vino obsequio de la casa. Nos despedimos entonando el Agur Jaunak.

Además de los quesos que compramos los expedicionarios, el grupo compró un queso (casi 3 kilos) a degustar entre todos al día siguiente, en el Hotel.

Seguidamente visitamos la Quesería Manuel Hernández Bolaños. Esta visita nos fue propuesta efusivamente, por Pablo Barbero, concejal de turismo de La Palma de Gran Canaria y también por Mario Hernández del Puchero Canario y Miguel Escudero, Presidente de la Academia Gran Canaria, quien nos concierta la visita. Recibidos por Aarón Hernández quien nos enseña las instalaciones. No es una quesería al uso, ya que aquí no fabrican quesos, sino que los seleccionan, maduran y comercializan quesos que compran a distintos productores tanto de Las Palmas, como de las otras Islas de Canarias, así como quesos de importación.

Hasta el presente solo se han dedicado a la maduración de quesos , especialmente de cabra y se están planteando comenzar con una linea de elaboración.

Afortunadamente también pudimos degustar algo de queso ya que las agujas del reloj ya marcaban las tres y cuarto de la tarde, cuando el grupo expedicionario se dirigió hacia el restaurante “el Chuletón”, concertado por nuestros amigos de la Quesería Bolaños, para disfrutar de unas sabrosas ensaladas y unas cuantas “carnecitas”.

 

 

 

Puchero Canario, XXV años

Grupo de cofrades en Gran Canarias

Puchero Canario, XXV años

Llegada a la destileria de ron Arehucas

Puchero Canario, XXV años

Llegada al almuerzo en el Padrino

Puchero Canario, XXV años

Agradecimiento al cocinero Humberto Rodriguez

Puchero Canario, XXV años

Recepción en el Ayuntamiento

Puchero Canario, XXV años

Entrega de una placa a Mario Hernandez

Puchero Canario, XXV años

El grupo en el hotel.

Puchero Canario, XXV años

En la queseria Manuel Hernandez

Puchero Canario, XXV años

La casa del Jamón