Noticias & Eventos

01.10.2020

Jornada de cata de manzanas y Eusko Sagardoa

El día 1 de Octubre, organizada por el equipo de bodega de la Cofradía Vasca de Gastronomía, celebramos en el salón Munibe de la Cofradía una interesante cata de sidras y manzanas dirigida por el enólogo Mikel Garaizabal y el gerente de Euskal Sagardoa, Unai Aguirre. Todos sabemos que nuestra  sidra se elabora normalmente con una mezcla de manzanas, acidas, dulces y amargas que cada sidrero debe de estudiar en que proporciones utilizar, para obtener el producto que desea. Eso sí, en esta ocasión  todas las sidras que catamos fueron aquellas que tienen ”la txapela roja”, sidras con denominación de origen Euskal Sagardoa, que garantiza  que se han elaborado exclusivamente con manzanas vascas.

Las mesas estaban montadas con copas y fue el primer planteamiento que se trato, vaso o copa para el consumo de la sidra. Dada la situación creada por la pandemia no se pudo hacer una cata extensiva a todos los presentes entre copa o vaso, así que nos tuvimos que fiar de la cara que ponía el afortunado que realizó la cata en nombre de todos y en las manifestaciones que realizó a continuación. La misma sidra en copa y vaso Quedó claro que los aromas se aprecian mejor en una copa que en el tradicional vaso, pero también, con una trampilla que hicimos a continuación, quedo claro que no es lo mismo catar que beber. Tras la fase de cata, color, aromas y fase gustativa, bucheando en la boca la sidra, para poder apreciar aroma retronasales y la persistencia de las sensaciones. Con la misma sidra, volvimos a llenar la copa y la tomamos en trago largo con lo que se simplificaban las sensaciones y vimos no dependía tanto del tipo de vaso donde se haya servido sino también de la forma de consumirlo. Lo que quedó claro también fue que la sidra hay que consumirla recién servida, como se ha hecho siempre, acabando con el contenido de la ración servida, mejor corta que larga. Si dejamos media copa sin consumir y nos dedicamos a charlar, cuando volvemos a nuestra copa, la sidra que se ha calentado, acercándose a la temperatura del ambiente, sabe completamente diferente y no es mejor.

 Comenzamos con una sidra presentada por la Sidrería  Guruceta que resultó muy refrescante, gustó a todo el mundo y a mi entender muy propia para consumir en cualquier circunstancia.

 La segunda sidra presentada fue de la sidrería Astarbe, algo más compleja, algunos le notaron toques a vainilla y muy apropiada para consumir durante la comida.

 Le siguieron las sidrerías de Bereciartua y Zapiain con las que aumentamos en complejidad y era difícil de distinguir e identificar las sensaciones recibidas. Las cuatro muy buenas y también muy diferentes unas de otras. Un abanico muy enriquecedor que nos toca aprender a identificar.

 Acabamos la sesión con la cata de una sidra elaborada con sistema chámpanoise, nada que ver con sidras gasificadas, agradable, que sin duda tendrá su mercado en el mundo de la gastronomía pero que de momento será el hermano pequeño del champagne.

 Jornada muy agradable en la que nos permitimos, en detrimento del rigor de la cata, unos pequeños bocaditos entre sidra y sidra, una gilda, un pincho de bacalao, una txistorra y un trocito de queso con nuez y anacardos. On Egin.

 

Jornada de cata de manzanas y Eusko Sagardoa

Unai Agirre y Mikel Garaizabal con Jon Elzo y Luis Mokoroa a los lados.

Jornada de cata de manzanas y Eusko Sagardoa

Todo preparado para la cata.

Jornada de cata de manzanas y Eusko Sagardoa

Unai Agirre presentando Euskal Sagardoa.

Jornada de cata de manzanas y Eusko Sagardoa

Mikel Garaizabal dirigiendo la cata.

Jornada de cata de manzanas y Eusko Sagardoa

Las sidras catadas.

Jornada de cata de manzanas y Eusko Sagardoa

Presentación de sagardotegi Guruzeta.

Jornada de cata de manzanas y Eusko Sagardoa

Presentación Sagardotegi Astarbe.

Jornada de cata de manzanas y Eusko Sagardoa

Presentación de sagardotegi Bereciartua.

Jornada de cata de manzanas y Eusko Sagardoa

Jon Zapiain presentando a sagardotegi Zapiain.