Noticias & Eventos

31.08.2012

Celebración del 31 de Agosto

El 31 de agosto volvió a quedar grabado

Magnífica participación de nuestra Sociedad en la conmemoración del dramático suceso y su posterior reconstrucción.

La tarde fue bonita, con un desfile colorista y un final al uso, con una cena a lo grande en la Gastronómica.

Que el último día de agosto de 1813 el asedio anglo-portugués destruyera parte de la capital guipuzcoana no es motivo de celebración alguna, pero sí es día para conmemorar aquella fecha y el valor que tuvieron los donostiarras de levantar sui ciudad para conseguir que se convirtiera en la que hoy es una de las más bellas del mundo. Un amplio programa tuvo en este 31 de agosto una fecha para el recuerdo, con diferentes actos, entre los que no faltó la tamborrada que una vez más puso el punto más espectacular a la conmemoración. Y , cómo no, la Gastronómica volvió a ser parte fundamental en el desfile que organizaban lo amigos de Kanoietan desde la Plaza Zuloaga ante el bien remozado Museo de San Telmo.

 

Para quienes participamos un año más del evento, desde los preparativos nos encontramos con un grupo de gente formidable, dispuesta a cumplir con las expectativas que seguro que los miles de ciudadanos apilados a ambos lados de las calzadas querían encontrar. Desde luego que, después de nuestro fotógrafo de cabecera, Carlos Arruebarrena, que seguro que fue una vez más el que más instantáneas acumuló, miles y miles de cámaras y móviles nos encontramos al paso de la comitiva , con especial énfasis de esa avalancha de turistas venidos del extranjero que no salían de su asombro al comprobar el modo de conmemorar aquel suceso tan frustrante para nuestra querida ciudad.

Ya digo que todo estaba bien medido, desde el lune4s anterior nos juntamos miembros de veinticinco tamborradas en los ensayos que además incluyeron la novedad de una nueva marcha, “Napoleones de Lesaka”, que dio bastante guerra hasta que por fin terminó saliendo estupenda el 31 de agosto. Si os digo la verdad, creo que sonó mejor en el día del partido que en los entrenamientos previos. Pero ahí tuvimos los al maestro del tambor, Agustín Charton para que no nos desviáramos de la interpretación correcta. Y salió fenomenal.

 

DE LAS POLAINAS, PELUQUERIA Y DEMÁS PREPARATIVOS

Los preparativos no tuvieron pocas anécdotas, porque hubo que sudar hasta ajustar las polainas del veterano y buen amigo, Javier Ubillos, todo un legendario de la que ya considero mi compañía de tamborrada. Sudamos de lo lindo para ajustar los trajes, porque la tarde era calurosa y sobre todo húmeda, hasta que salimos a la calle y ya olvidamos si hacía calor o frío. Ya tuvimos el año anterior el gran chaparrón que deslució el final del acto. Esta vez el clima esta formidable en la calle.

Con el toque de peluquería exquisito de Lide Mujika, el arte le viene de familia, las chicas acoplaron sus peinados, mientras las Amaia se ocupaban de aprovisionar a todos de nuestras mejores galas. Ellas preciosas como siempre, txiribito en ristre, bajo la atenta dirección de Onintza Mokoroa, también buena heredera de la clase de su aita, Luis, el perejil de tantas salsas.

Echábamos en falta a Pedro Charton, que se recupera de una lesión de rodilla, también al joven Elías Arruebarena, que ni corto ni perezoso cogió la bici en cuanto terminó la Liga de la segunda trainera de la Donostiarra y no se le ocurrió otra cosa que coger rumbo a Ámsterdam. Las últimas noticias que nos llegaban era que tras un problemilla de ubicación en Bruselas, estaban ya en las puertas de la capital holandesa.

Así que con diez fusileros venidos de Tolosa, buenos amigos de la Sociedad, otra docena de Urgull histórico, quince txiribitos, a la vez que barrileras, más siete tamborreros ataviados con ropajes ingleses y seis franceses acudimos al encuentro del resto de tamborradas para desfilar marciales hasta el punto de partida en la plaza Zuloaga. Esta vez a nuestro sheriff Elías Arruebarrena le permitimos que desfilara con el bonito traje verdiblanco de los amigos de Ollagorra. Eso si, toda su familia se vació para agradar como consiguieron en la magnífica cena de la que luego recojo los datos.

Los altísimos Iñigo Arruebarrena y Alfonso Picabea eran nuestros fusileros particulares que abrían nuestros desfile y que, como todos los demás, se hartaron de disparar una y otra carga con aquellas escopetas de la época que casi igualaban en ruido a los cañonazos que cumplidamente hacían sonar con ceremonia los amigos de la tamborrada procedente del Antiguoko (saludos Pitu, que te queremos).

 

NUESTRA NIÑA MAITANE, ESTRELLA EN EL BULE

Tras el homenaje de partida a los amigos de Esperanza, la tarde se puso espectacular con el desfile por la Parte Vieja, hasta llegar al Boulevard, donde hubo homenajes a Diputación y Juntas Generales, por lo que en su día colaboraron a la reconstrucción de la ciudad. Martín Garitano, Lohizune Txarola y Juan Karlos Izagirre cogieron de la mano a la estrella de la tarde, Maitne Pikabea y comprobaron su habilidad para interpretar la Marcha de San Sebastián, pese a sólo tener 8 años. Lo cierto es que Maitane ya le da también al Txiribito y se convierte en toda una referencia de nuestro grupo.

Siguió el desfile, incrementamos la intervención tras el figurado incendio en La Bretxa, bastante real por cierto, fue el gran momento de los txiribitos, para juntarnos con el resto de tropas y acceder al momento mágico de la plaza de la Consti, donde todo sonó a gloria. La tarde se acababa y el colofón vino en la gran despedida de Zuloaga, espectacular en diseño y, por qué no decirlo, en humo. Rompimos filas y nos dirigimos a la comedia.

Mientras todo eso pasaba, la cocinera Marilu Aizpurua preparó un Bonito de chuparse los dedos, lo que hacían textualmente los hermanos Larrañaga, Jokin probando también las primeras notas del Txiribito que asegura que podrá tocar en breve para unirse al gran grupo del que podemos presumir con el pequeño instrumento. Y Mikel haciendo gala de su gran envergadura sin dejar rastro de lo que hubiera habido en aquellas enormes cazuelas.

Medio centenar de participantes en el desfile, con algunos acompañantes como Marí Carmen Pikabea que tuve el gusto de conocer nos sentamos en la larga mesa que tenía un tono de humor, porque no faltaron los chistes, mientras degustábamos los manjares que habían previsto Marilu, Elías, Miriam y José, la gran familia que se ganaron la ovación general.

Luisa Liceaga, mi querida prima, colaboraba en que no faltara nada en las mesas, mientras Onintza anotaba con celo la copichuela con la que cada uno quería terminar aquella bonita noche. El colofón lo puso, como correspondía, el comandante de las tropas, Carlos Arruebarrena, que tras felicitar a los participantes por la marcialidad del desfile y su buen comportamiento general, nos invitó a todos por indicación del anfitrión Luis Mokoroa a participar el sábado 8 de septiembre en el tradicional Gaztelu Eguna, otra de las grandes conmemoraciones que para la Gastronómica supone otro momento espectacular. Esperamos no faltar.

Un abrazo a todos y gracias por haberme permitido disfrutar de otro día de grato recuierdo.

Tito Irazusta, soldado raso de la compañía.

 

Video de la batalla: http://www.youtube.com/watch?v=Bp0zIS4ghZA

Celebración del 31 de Agosto

Los componentes del Rgto. Inglés de la Cofradía.

Celebración del 31 de Agosto

Las damas del txiribito, herrada, etc., orgullo de nuestra Cofradía.

Celebración del 31 de Agosto

Los fusileros ingleses de Urgull Histórico.

Celebración del 31 de Agosto

Nuestro veterano Javier Ubillos del Rgto.francés de la CVG, intuye la derrota.

Celebración del 31 de Agosto

El Dr.Olondris confraternizando en un receso.

Celebración del 31 de Agosto

Una sección del destacamento fracés venido de Tolosa.

Celebración del 31 de Agosto

Estableciendo la estrategia para el avance hacia la Bretxa.

Celebración del 31 de Agosto

Nuestras aguadoras y txiribitos en formación.

Celebración del 31 de Agosto

Nuestro Rgto. francés de retirada al Castillo. C´est la vie!

Celebración del 31 de Agosto

Alfonso Picabea sigue su guerra, ahora con cañón.