Gastronomiazko Euskal Anaiartea - Cofradía Vasca de Gastronomía

Al término del recorrido toda la Tamborrada bajo la Cofradía.
El relevo de Tambor Mayor, Luis Mokoroa a Elías Arruebarrena, fue muy emotivo.
Las y los tamborreros ofrecieron un recuerdo en forma de tambor, a su gran Tambor Mayor Luis.
En representación de todas las secciones de la Tamborrada, tambores, barriles, aguadoras, música y gastadores-abanderadas, posan con los Tambores Mayores.
Luis Mokoroa con su flamante nuevo tambor para el recuerdo, toca la Marcha con verdadera devoción.
A pesar del aguacero llegamos al Mesón Martín, donde Luis Mokoroa entrega un cuadro de recuerdo a "Tita".
Los barriles y aguadoras, tocando sus instrumentos musicales frente al kiosko del Boulevard.
Los componentes Arruebarrena junto a la estatua de Raimundo Sarriegui.
Las abanderadas y gastadores con el cabo Onintza junto a R.Sarriegui.
Tras el desfile, reponiendo fuerzas a base de sopas de ajo (deliciosas) en la Cofradía.
Celebración de San Sebastián
19.01.2013

Nos prometían climatológicamente la ciclogénesis explosiva y económicamente las perspectivas para el 2013 también con negros nubarrones, pero ni uno ni otro han podido con las ganas de festejar San Sebastián. Este año modificamos el menú y todo parece indicar que fue un éxito, ninguno de los prolegómenos de la jornada amilanó a nadie, se llenó la Cofradía hasta la bandera.

Para las 21,30 h. prácticamente todo el mundo estaba sentado a la mesa y comenzamos a servir los pinchos de entrada, que quisimos tuvieran una connotación donostiarra: Gildas, tarterita con txangurro a la donostiarra y un crujiente de puerros y gambas. Todos ellos excelentes. Seguimos con una crema de mariscos que la mayoría repitió. Merluza a la koskera, aromatizada con trufa fresca que causó sensación. Un sorbete de piña colada al txakolí sirvió para refrescar la boca antes de servir el solomillo de esukaltxerri, relleno de queso, sobre salsa de hongos y acompañado de pastel de patata y salsa de huevo frito. Acabamos el menú con los tradicionales tambores que nos prepara Rafa Gorrotxategi, creados por su padre para la Cofradía, y que ahora inundan las pastelerías de San Sebastián con diversos colores y consistencias.

Acompañamos las viandas con txakolí, blanco o sidra, según las apetencias de los comensales, sirviendo a continuación un tinto crianza de rioja, para acabar con el consabido café y copa correspondiente.

Poco antes de las 24,00 se encendió la megafonía y para calibrar volumen se pasó por la misma una antigua marcha de San Sebastián, rehabilitada este año con motivo de celebrar el bicentenario de la última destrucción de la ciudad y donde se glosa el valor y empeño de los donostiarras para que la ciudad volviera a resurgir de las cenizas. Con las campanadas de las doce y con todos los comensales pertrechados con palillos y tambores y sus gorros de cocineros se interpretó la marcha de San Sebastián dirigida por el gran Sukalde Jaun en el comedor Munibe, Sagastume en el Busca Isusi y Luis del Campo en el comedor Zappino.

Como todos los años, rápidamente interpretación de la Diana, antes de que el Gran Sukalde Jaun descendiera, a la plaza de la Trinidad, a recibir a la tamborrada de Kainoieta, que como es tradición ceden el bastón de mando a nuestro Gran Sukalde Jaun para dirigirles la Marcha, mientras en el balcón de la Cofradía, los cofrades Enrique Samaniego, Javier Ubillos y Juan Manuel Garmendia, izaban la bandera de San Sebastián.

Despedida la tamborrada de Kainoieta, nuevamente se puso en marcha la megafonía para seguir con la interpretación de la música de Sarriegui con aplicación y gozo por todos los comensales.

Regresó de haber participado con Gaztelubide en la izada oficial en la plaza de la Constitución, Unai Berrospe, emocionado y calado hasta los huesos, este año nos tocaba agua.

LA TAMBORRADA

Este año había novedades, el Gran Sukalde Jaun, que a las 3,00 h se trasformaba en Tambor Mayor, daba el relevo en el cargo, tras la interpretación de la Marcha, a un nuevo y joven cofrade, Elías Arruebarrena. Emocionante interpretación y aunque el relevo, se había acordado de la forma más discreta, un estruendo de tambores se extendió por toda la plaza, mientras Alejandro Olondris, uno de los pocos tambores más antiguo después del "presi" , acompañado de Onintza Mokoroa, aguadora e hija de nuestro Gran Sukalde Jaun, se acercaban al mismo ofreciéndole un tambor, preparado por todos los componentes de la tamborrada, en cuyo cubretambor, con el eguzkilore bordado, se leía: Luis Mokoroari – Gure Lehenengo Dambor Nagusia – 1992 / 2013.

Mokoroa levantó emocionado el tambor saludando con el a todos, agradeciendo el detalle por haberle soportado estos años. Quiso cerrar el acto con un saludo en representación de todos, a los cabos de tambores, Agustín Charton, de aguadoras, Onintza Mokoroa y barriles, Sergio Errasti, así como al director de la banda, José Luis Ocón. Intento valdio, el nuevo Tambor Mayor, dada la premura del tiempo ordenó la interpretación de la Diana para salir a continuación con la Marcha de Tambores. El saliente, con más morriña que otra cosa, se colocó entre los tambores, aprovechándose del regalo, para tocar con ganas la misma, quedándose luego en un costado, para despedir a todos mientras iban saliendo. La salida fue de lo más desorganizado ya que todos los componentes, según iban desfilando, rompían filas para dar un abrazo a su antiguo director, que duramente mantenía el tipo, ante tantas efusiones, con el gorro bailando de un lado a otro en su cabeza, estando a punto de perder alguna hombrera. El tiempo quiso también participar en este homenaje y concedió una tregua durante el mismo.

La travesía de la calle 31 de Agosto fue más fluida que en otras ocasiones ya que los aguaceros había retirado un poco la gente de las calles, lo que permitió a la Tamborrada llegar a tiempo a la sociedad Kainoieta para interpretar conjuntamente la Marcha, dirigiendo en esta ocasión el Tambor Mayor de Kanoieta, Fernando, que también se retiraba ente año.

Visita a la sociedad Esperanza, nueva parada en nuestro recorrido y a continuación, con un buen chaparrón, a galopar hasta el Mesón Martín, donde nos esperaban Joaquin con su familia. Tradicionalmente se cedía el bastón para dirigir a su mujer, Pilar, "Tital" para los amigos, que lo hacía con la ayuda del Tambor Mayor. En esta ocasión Luis Mokoroa, ya de paisano, aguardaba la llegada de la Tamborrada con un cuadro con fotos del acto en ediciones anteriores, que hizo entrega a "Tita" en agradecimiento a las atenciones de todos estos años. Volvieron a dirigir los dos al alimón.

Última novedad de este año en la parada, siempre emotiva, ante la estatua del santo en la basílica de Santa María, se le solicitó a Tomas Ugaldebere, que dejase por un momento el tambor para que bailase al Santo durante la interpretación del himno de San Sebastián.

 

 

 

 

 

T.943 428806 · F.943 410941 · junta@gastronomica.com
© 2012 Cofradia Vasca de Gastronomía / Gastronomiazko Euskal Anaiartea