Gastronomiazko Euskal Anaiartea - Cofradía Vasca de Gastronomía

Participantes en la cata
Los protagonistas
Esplicaciones de J.L.Lejonagoitia seguidas con atención por Karmele y Elias
fin de fiesta
La Ondarribi Zuri en vendimia tardía
06.10.2009

 

Cata de vinos de Ondarribi Zuri en vendimia tardía

 

De agradable sorpresa podemos hablar los que participamos en la cata del martes pasado, de vinos elaborados con uvas de la variedad Ondarribi Zuri, variedad empleada para la elaboración de txakoli, pero en esta ocasión con uvas procedentes de vendimia tardía.

 

José Luis Lejonagoitia, culpable de este encuentro, no conocía el vino elaborado por la bodega Txomin Etxaniz, en un ensayo de vinificar con uvas procedentes de vendimia tardía, un  “rara avis”  ya que los últimos años no se ha elaborado, estando muy interesado en probarlo. Realizadas las gestiones oportunas, conseguimos a través de nuestra cofrade Carmele Aguirre, unas botellas y al comunicarle la buena nueva, nos propuso desplazarse él, a Donostia para una cata entre amigos en  la Cofradía, comprometiéndose a aportar unas botellas de ensayos parecidos realizado por bodegas de Bizkaia.

 

Comenzamos la sesión con la degustación de un moscatel frances: Domaine de Mortahuc,  Muscat de Saint Jean de Minervois   2007 un vino muy bien presentado que a la nariz y luego en boca recordaba a la uva de la que procedía. Muy agradable pero aunque de aspecto inofensivo, guardaba en su interior, aparte aromas y otras cosas,  15º de alcohol.  Fue un buen comienzo.

 

A continuación comenzamos con los vinos de Ondarribi Zuri, y queriendo seguir un poco la edad de los vinos, comenzamos con un vizcaíno del 2008 de la bodega Gorkas Izagirre. Para todos fue una sorpresa porque nos encontramos con un vino completamente diferente, limpio y brillante, un poco corto en nariz (tal vez por la temperatura) pero muy persistente en boca. A alguno les recordó al Juranson.

 

El siguiente fue el de Txomin Etxaniz, del año 2006 y nuevamente la sorpresa fue grande, pues no tenía nada que ver con el vino anterior. Corto en nariz, por los mismos motivos que el anterior, algo más dulce y afrutado lo que en un principio nos hizo recordar el muscat, pero no tenía nada que ver. 12.5º y un buen equilibrio entre acido y dulce.

 

Cerramos el capítulo con otro vizcaino de bodegas Itxasmendi, también del 2006 . Ni que decir tiene que también era completamente diferente a los anteriores. Era tal vez el más complejo de los tres, con un ligero toque a madera. A pesar de sus 13º era el que dejaba más sensación de frescor en boca, sin duda por su fracción acida dominante.

 

Llegamos a la conclusión, que hay que animar a nuestros bodegueros ha que sigan realizando estos experimentos. Que son vinos para caprichosos, tanto en consumidores como en bodegueros, pues hay que tener el valor, con la climatología que disfrutamos, de arriesgarse a una vendimia tardía, primero por posibles enfermedades de la uva favorecidas por la inclemencia, y si a pesar de todo siguen para adelante, por el manjar que supone para los pájaros estos granos rezumantes de azucares, cuando empiezan a escasear otros alimentos en el campo.

 

 

 

 

 

T.943 428806 · F.943 410941 · junta@gastronomica.com
© 2012 Cofradia Vasca de Gastronomía / Gastronomiazko Euskal Anaiartea