Gastronomiazko Euskal Anaiartea - Cofradía Vasca de Gastronomía

Tortas de Arziniega, las estrellas del día
Alfonso Zamora departiendo con Antxon Aguirre
La mujer de Alfonso con la del Gran Sukalde Jaun
Aperitivo en la terraza.
Aspecto del comedor Munibe.
Cremas de queso.
Nicole y Dehesi disfrutando del aperitivo
Jornada del queso
28.06.2008

El sábado 28 de junio, celebramos un almuerzo en la Cofradía Vasca de Gastronomía, dedicado al queso. Aunque en la programación parecía una comida demasiado recia, no fue así, sino mas bien, un recorrido tranquilo, por diferentes quesos, en el que los comensales pudieron disfrutar de sabores y texturas y alguna sorpresa inesperada.

 

Nuestro cofrade Alfonso Zamora, actuó de maestre sala, y al mismo tiempo, fue el  encargado del 80% del aprovisionamiento de los productos de la misma, desde su Quesería Ibar de Arziniega. Por otra parte, nuestro Gran Sukalde Jaun se puso en contacto con Jesús Ansola Jáuregui, del caserío Mausitxa, ganador de la pasada edición del Concurso de Queso de Pastor de Ordizia, así como también de la medalla de bronce en el Campeonato del Mundo de Quesos, que se celebra en Londres, dentro de la categoría de quesos de oveja de pasta dura. Aunque ellos no pudieron estar presentes, si estuvieron sus quesos, que hicieron honor a su bien merecida fama.

 

Aprovechando la bonanza del tiempo, se recibió a los comensales en la terraza, donde se sirvieron, con un poco de txakolí, unas cremas de queso de cabra con diferentes aditamentos. Como nos recomendó, nuestro maestro quesero, Alfonso, debíamos comenzar con la crema natural, seguida de la de txakoli, para acabar con las cremas con hongos y trufas. Así lo hicimos, por lo menos al comienzo, pues luego volvimos a  reprobar de todas las cremas, en diferentes órdenes, para sacar sus propias conclusiones.

 

Antes de pasar al comedor, y como final del aperitivo, se presento, en primicia mundial, una  preparación de Gasta Zaharra, que causó gran sensación. Más suave que el gasta zaharra que conocemos, pero sin acídeles, ni amargores ni picantes, que suelen acompañar habitualmente a esta preparación, como consecuencia de la forma de elaboración que no consigue estabilizarla. Nos encontramos con una crema untuosa al paladar, de fuerte sabor, que nos recuerda perfectamente al queso  idiazabal con un ligero toque de humo. Fue muy apreciado y se volvió a presentar nuevamente, antes del postre, a petición de los comensales.

 

Pasamos al comedor, donde como plato de temporada, se sirvió un pisto, al que se podía, según los gustos, sazonar con viejo Idiazabal rallado. A continuación se presentaron dos quesos de pasta blanda, uno de cabra y otro de oveja, muy buenos ambos, pero que fueron eclipsados por la torta de Arziniega, (semejante a las tortas del Casar o de la Serena),  hecha con leche de oveja,  y que fue una de las estrellas del día.

 

Unas chuletas de cerdo, gratinadas con emmental, al estilo de la familia Mokoroa, sirvieron para templar nuestros estómagos, antes de pasar a quesos más recios. La cata del queso Idiazabal, muy del gusto de los comensales y perfectamente en su línea txapeldun. Le siguió un queso azul de oveja, que no defraudo a nadie.

 

Y después del queso, el postre: Tarta de queso con mermelada de grosella o frambuesa, según los gustos, seguida de degustación de yogures, al natural y de turrón. Llegado el momento de pensar en los cafés y los digestivos, se nos sorprendió con una copita de otro digestivo, a poner de moda, pues no da positivo en controles, aunque también tenga presencia testimonial de alcohol, como es el kefir.

 

 

 

T.943 428806 · F.943 410941 · junta@gastronomica.com
© 2012 Cofradia Vasca de Gastronomía / Gastronomiazko Euskal Anaiartea