Gastronomiazko Euskal Anaiartea - Cofradía Vasca de Gastronomía

En la capilla del Convento de Santa Teresa se celebró la Misa de Cofrades oficiada por D. Francisco Esnaola.
La coral Eguzkilore, magnífica como siempre, acompañó la Misa con sus interpretaciones.
Ya en la Cofradía,tras su juramento, los nuevos cofrades posan con miembros de la Junta Rectora.
Numerosos cofrades asistieron a la comida tradicional.
En esta ocasión tuvimos también comensales llegados desde Puerto Rico.
Nuestro capellán D. Francisco Esnaola, virtuoso pianista, amenizó la sobremesa.
Fragmento de la campana de la Iglesia de San Pedro del muelle donostiarra, desprendido por un fuerte temporal el 17 de diciembre de 1999. La aportación desinteresada se debe a Iñaki, extraordinario bajo de la Coral Eguzkilore.
Con reconocimiento a nuestro amigo Iñaki, que nos ha hecho disfrutar de sus intervenciones con la Coral Eguzkilore y que en esta ocasión nos ha entregado para su incorporación al museo de la Gastronómica la pieza de la campana de San Pedro.
Celebración de San Martín
15.11.2007

A la una en punto, los habituales, más algún nuevo refuerzo, nos reunimos en el convento de Santa Teresa, en la celebración de la misa en el homenaje a San Martín, y recuerdo de los cofrades y amigos que ya no nos acompañan. La Coral Eguzkilore, se supero a ediciones anteriores transformando la misa en un delicioso concierto. Un año más, El Gran Sukalde Jaun, ataviado con el Kapusai,  acompañó a nuestro capellán, Francisco Esnaola, en la lectura de la epístola.

 

Este año, la celebración se adelantó al sábado día 10, lo que contribuyó a la numerosa asistencia de cofrades y amigos.

 

Ya en la Cofradía, El Gran Sukalde Jaun dirigió unas palabras de bienvenida a los asistentes y dió paso al acto de toma de juramento gastronómico a los nuevos cofrades, que si bien ya eran miembros de pleno derecho, les faltaba este requisito formal. Los juramentados fueron investidos primero con el atuendo de Kapusai, txapela y medalla de la Cofradía y acto seguido confirmaron solemnemente con su juramento, su determinación para cumplir fielmente con los derechos y obligaciones de su nueva condición. El acto estuvo simpático y lleno de glamour. El secretario en funciones Juan Manuel Garmendia, que recogió la firma de los juramentados, levantó acta de la sesión en el libro de honor de la Cofradía.

 

También aprovechó el momento El Gran Sukalde Jaun, para anunciar y agradecer la aportación desinteresada de una pieza curiosa, donada por el extraordinario bajo del coro Eguzkilore, Iñaki. Se trata de un fragmento desprendido de la campana de la Iglesia de San Pedro del muelle donostiarra, a consecuencia de un fuerte temporal acaecido el 17 de diciembre de 1999. La pieza ha pasado a formar parte del museo de la Cofradía, que poco a poco va recibiendo aportaciones muy interesantes.

 

Sin más dilaciones se pasó directamente a la parte gastronómica de la celebración.

 

Estaba previsto el aperitivo de mondejos, buskantza y txistorra en la terraza, pero un descuido de alguien, que se olvido de cerrar la puerta norte de la misma, obligaba a levantarse el cuello de gabanes y cazadoras, por lo que finalmente se decidió trasladar el picoteo al interior. Como ha sido el año de mayor afluencia de comensales, hubo que sentar a todo el mundo y el picoteo se transformo en una entrada al largo menú previsto.

 

Finalizado el entrante, y como mandan los canones, primeramente se degustaron las alubias solas, exquisitas, para ir acompañándolas luego con berza y morcilla, y posteriormente unas fuentes con chorizo, tocino, costilla y oreja, sirvieron para ayudar a pasar las últimas alubias. Prácticamente agotamos las existencias.

 

Ya nadie se extraña, de que finalizados alubias y sacramentos, aparezcan en el comedor dos hermosos perniles asados, que tras trincharlos en el propio comedor, desaparecieran en las fauces de nuestros comensales, eso sí, acompañados con un poco de puré de patata y su salsa correspondiente.

 

Queso Idiazabal, membrillo y un gran surtido de frutos secos,  fueron el entreacto para acabar degustando la Tarta de Segura, postre recuperado por nuestro confitero José Mari Gorrotxategi y que sus hijos han recogido la antorcha y nos la siguen preparando para esta ocasión.

 

Con la llegada de los cafés, la concurrencia reclamó la presencia  de nuestro capellán Patxi Esnaola, en el piano, que un año más hizo la delicia de los asistentes.

 

On egin 

T.943 428806 · F.943 410941 · junta@gastronomica.com
© 2012 Cofradia Vasca de Gastronomía / Gastronomiazko Euskal Anaiartea