Gastronomiazko Euskal Anaiartea - Cofradía Vasca de Gastronomía

Comensales disfrutando de la reunión
Langostinos y caracolas
Ostras finisimas
Petaca cocida.
Gambas al horno.
Mejillones
Almejas a la marinera
Canele sobre natillas
Mokoroa y Lapitz cambian impresiones
Mariscada de despedida del verano
25.09.2007

 

Se encontraron a gusto los participantes en la mariscada organizada con motivo de la despedida del verano y llegada del otoño. Fue una reunión larga, que superó largamente lo que se puede estimar como duración normal de una comida gastronómica, pero, aparte del trabajo de pelar algunos de los productos, la gente se encontraba a gusto, y si larga fue la comida, más larga fue la sobremesa. A las 19.30 h, atendiendo las sugerencias del personal, más de la mitad de los comensales nos trasladamos a la terraza, para liberar el comedor para los cofrades que acudían a cenar. Algunos se resistian a finalizar la jornada y al mismo tiempo se ayudaba al cuerpo, a diluir el ácido úrico acumulado al mediodía.

 

Comenzamos el menú, con unas fuentes de langostinos tigres y boles con hermosas  caracolas, para seguir con ½ docena de ostras y acabar la sección fría con buey cocido, uno para cada 4 comensales.

 

Sorprendieron las caracolas, que a pesar del tamaño, que alguno le intimidó un poco, estaban finísimas. Las ostras, fresca, sabrosos, muy  por encima de un nivel normal de calidad.

 

En los calientes, comenzamos con mejillones pequeños a la "marinier", seguidos de gambas al horno al aroma de txakolí, nécoras a la plancha y almejas a la marinera.

 

Deliciosos los mejillones con una salsa con un puntito de acidez muy conseguido. Sorprendieron  las nécoras que los comensales estaban más acostumbrados a comerlas cocidas, por lo que fue para muchos una gran novedad. A las gambas, muy buenas, les falto un centímetro más de talla, y a las almejas, no les faltaba de nada. Estaban para nota.

 

Para acompañar, se emparejaron en la mesa botellas de dos en dos,  txakolí Gañeta y albariño Zarate, que los comensales fueron degustando alternativamente a su discreción, hasta decidirse por el mas apropiado a su paladar. Con los platos fríos diversidad de opiniones,  forofos del txakolí y defensores del albariño, con los calientes, la mayoría optó por el txakolí, aunque algunos siguieron fieles al albariño.

 

Cerramos la comida en dulce, con “caneles” preparados por Nikole Indo, sobre lecho de natillas y flor de chocolate, que acompañamos con una copa de oporto. Vimos pecar a algún diabético.

 

Café, refrigerios y larga charla con despedida de algunos que debían acudir a otros compromisos,  para otros la sobremesa duró hasta las 9 de la noche. Hubo propuestas de repetir el año que viene, con protestas de alguno, que le pareció muy lejano y propuso repetir el mes que viene. 

T.943 428806 · F.943 410941 · junta@gastronomica.com
© 2012 Cofradia Vasca de Gastronomía / Gastronomiazko Euskal Anaiartea