Gastronomiazko Euskal Anaiartea - Cofradía Vasca de Gastronomía

Entrada de las tropas
Ultimo asalto
Toma de la ciudad
Desfile por lo viejo.
Txilibitos desfilando.
Franceses en casa.
Txilibitos
Alcaldes de Zubieta 1813.
Lectura de las actas de Zubieta.
Fin de fiesta.
Gaztelu Eguna 2017
09.09.2017

El espíritu de la tropa en el Gaztelu Eguna ganó la batalla al mal tiempo

Ciento cuarenta participantes vivimos otro día para el recuerdo preparado con detalle por la familia Arruebarrena y cerrado por el alcalde Eneko Goia

Ha sido el 9 de septiembre, el día de la virgen de Arantzazu, la amatxo patrona de Gipuzkoa cuando estábamos convocados para rememorar un año más aquel gallardo acto de los donostiarras que quedaron del saqueo y destrucción de la ciudad 204 años después. El Gaztelu Eguna es uno de los grandes acontecimientos que vivimos para agradecer a aquellos impetuosos ciudadanos que después de sufrir en sus carnes tanta desgracia decidieron levantar Donostia. Y Donostia es hoy en día una ciudad preciosa, coqueta y cada vez más visitada por gente venida de todas las partes del mundo que quedan admirado de su belleza. Claro que ese es motivo de orgullo que nunca agradeceremos suficiente a nuestros antepasados.

Así que un grupo emprendedor, sobre todo trabajador, para conmemorar la fiesta, encabezados por la familia Arruebarrena, tenía todo dispuesto para que fuera nuevamente un día para no olvidar. Casualmente era el día en que las previsiones meteorológicas de los expertos anunciaban la llegada de un temporal de agua y viento desde luego nada recomendable para vivirlo por la calle, pero dio igual. En efecto cayeron chuzos de punta, pero también había plan B y lo único que se puede decir como primera conclusión es que lo pasamos en grande, nos mojamos como nunca, pero en el recuento de lo que fue el día, la satisfacción se plasmaba en quienes tienen el gran mérito de organizarlo todo para que los demás lleguemos a disfrutarlo.

Marilu Aizpurua y Elías Arruebarrena cuenta con un a familia que parecen el séptimo de caballería, porque se ponen en marcha al toque de corneta y lo tienen todo medido al detalle. Los trabajos previos son numerosos, pero lo tienen todo ajustado. Y el día de autos, desde primerita hora ya han planificado de la mejor forma la celebración del gran día. Quienes como yo lo que hacemos es simplemente participar tenemos que agradecer que consiguen un escenario sobre todo para disfrutar.

Salimos a las doce del mediodía de la plaza de la Trini y ya para entonces lo habían dispuesto todo, este día no va a ser posible subir al castillo, el tiempo no lo permitirá, pero da lo mismo, la ciudad va a poder ser testigo de una celebración que movilizó a más de ciento cuarenta personas y lo que es muy motivante, de todas las edades, así que hay cantera para que el Gaztelu Egua siga teniendo larga vida. Como que conocimos a Jon Ausan, el benjamín del grupo que a sus cuatro meses disfrutó a su manera en brazos de su ama y, especialmente, de los aitonas Luisi y Carlos, que mostraban felices al retoño que viene espabilado. Y en el otro lado, la amona Maritxu, que brazo en cabestrillo y todo no se pierde una.

 

El último asedio y la rendición

Treinta y seis fusileros, con Urgul Histórico que dirige Iñaki Gurmendi, reforzados con los llegados desde Gasteiz, de Batalla Vitoria que conduce Pablo, el grupo Manuel Larramendi Kultur Baskundea de Andoain, o José Mari con su gente de Tolosa Andia K.E. Y hasta el refuerzo de Moli desde Kañoietan abrían el paso y escenificaba a mediodía el enfrentamiento de las tropas inglesas y francesas que terminaron con el rendimiento de estas y el apoderamiento de la ciudad por parte del general Graham y sus tropas. Todo esto ocurría en el átrio de Santa María, último acoso de las tropas aliadas. Marilu leyó y explicó perfectamente la historia de las capitulaciones que aportó el general francés y que fueron asumidas por los ingleses que quedaron como triunfadores del combate. La imagen de Javier Ubillos no puede ser mejorada para representar lo que era el máximo mandatario galo. Javier, además de ser un entrañable compañero es uno de los históricos de las veintiséis ediciones del Gaztelu Eguna, de cuya historia tuve la ocasión de conocer grandes anécdotas de Iñaki “duracel”, también otro de los fijos en el evento.

Aprovechamos bien la tregua que dio el tiempo para vivir el momento de la batalla, de la rendición y darnos unos garbeos por la Parte Vieja con las tropas musicales. Elías Arruebarrena junior conducía como solo él sabe el desfile de los numerosos tamborreros, primero ingleses, luego unidos también los franceses, con Onintza Mokoroa al frente de cuarenta txiribitos, en los que Ujue y Miriam son maestras y entre los que cada año vemos a más amigos de Eskola que le han cogido el gusto al pífano. Todo sonaba de maravilla, con la inestimable participación de ese descubrimiento llegado desde Navarra (Son de Burlada, Billaba o Arre...) un año más la joven txaranga de Ezkarbarte, con sus catorce miembros que se vacían para poner música no solo al desfile, sino también a los momentos de tregua de la tropa. Bailamos mucho y bien, especialmente bajo el diluvio que nos acompañó por la tarde en la parada frente al Beti jai, cuyos empleados lucían todos la camiseta del Gaztelu Eguna y nos sirvieron un “tentenenpiè” de croqueta de mejillón que entraba divinamente y una especie de sangría anisada que levantó el ánimo hasta de los más alicaídos por el suceso de la obligada rendición.

A mal tiempo, buen ánimo

Habíamos comido en la gastronómica, todo bien preparadito y donde dentro de las novedades que cada año nos presentan los Arruebarrena estaba esta vez nada menos que el grupo de Cocktail de Patxi Troitiño, el grande de los premios de los combinados que viene de Errenteria y se ha instalado también el Astoria7 donostiarra y que hicieron las delicias de hasta los que teníamos el capricho de probar un cocktail sin alcohol, el Donostia me sentó de maravilla.

Entre las tropas tamborreras recibimos un año más participantes de Ollagorra, Aizepe (Peio Arribas y su puro que no falte e Iban Eguzkiza), de la Casa de Alaba (Javier Suárez) y Euskal Billera (Xabi Benegas y Xabier Olasagasti), donde hicimos una parada que también anima al cuerpo en medio del fuerte aguacero, decían que era agua de Euskal Billera, pero aquello tiraba más al Gintonic que a otra cosa.

Y así fue pasando la jornada, hasta llegra de nuevo a la Trini, en la que nos esperaba nada menos que el alcalde de Donostia, Eneko Goia, que fue testigo no solo de la lectura de las actas de Zubieta que en el caserío Aizpurua se escribieron para tomar la firme decisión de la reconstrucción de la ciudad solo unos pocos días después de su destrucción, con el entrañable Tomás Ugaldebere ejerciendo de alcalde postizo, acompañado por Ion Gil y Arkaitz Bastida, antes de que con la majestuosidad que merece, interpretamos la martxa de Donostia, a la que se sumó el propio Goia tambor en ristre, como preámbulo de incorporarlo, si su agenda se lo permitiera a participar con nosotros en próximos eventos del Gaztelu Eguna que otras veces ha vivido desde el público y esta vez lo hizo desde dentro.

Y con el baile animado del Asisito y algunas jotas para las que aún nos quedaba cuerpo, finalizó otra jornada para el recuerdo, gracias a la colaboración necesaria de los patrocinadores que hacen que la fiesta sea cada año mayor. Gracias a Alcampo, Sidras Zapiain, Coca Cola, D’Bengoa, Loyola 21, Cafés aitona, Cerro Añón, con su edición del vino de Kaiarriba (Aúpa Donostiarra), Domiko, Keler,Global Premium Brands y los postres que no podían faltar para un goloso como yo de Rafa Gorrotxategi. Y agua, mucha agua, bienvenida la de Insalus y a olvidar la de arriba.

Si a mediodía el maestro de ceremonias Carlos Arruebarrena nos invitó a homenajear a Arantza González Galarraga, esposa de Luis Mokoroa que hay que ver cómo lucía esta vez en el desfile fusil en ristre, en el día de su santo y por el cumpleaños de la víspera, la fiesta no podía terminar sin los tres Hurras de rigor y el brindis por quienes un año más han conseguido que el espíritu del Gaztelu Eguna sea mejor que nunca haga el tiempo que haga. Zorionak a todos y hasta el Gaztelu Eguna 2018.

Tito Irazusta

Reportero dicharachero esta vez pasado por agua.

Fotos: 2017 09 09 Gaztelu Eguna 69 fotos · 1 vista

T.943 428806 · F.943 410941 · junta@gastronomica.com
© 2012 Cofradia Vasca de Gastronomía / Gastronomiazko Euskal Anaiartea