Gastronomiazko Euskal Anaiartea - Cofradía Vasca de Gastronomía

Posado general de los participantes en el Gaztelu Eguna 2014, en el patio de armas de la Batería del Mirador.
Gaztelu Eguna 2014
08.09.2014

Gaztelu Eguna 2014, otro gran éxito

Magnífico día protagonizado por centenar y medio de personas que revivieron los acontecimiento de 1813 en Urgull

Después de que Carlos Arruebarrena como "jefe civil" del acontecimiento y Luis Mokoroa, como "responsable máximo" de la fiesta, fue Elias Arruebarrena, "padre de la intendencia" el que alzó la voz para brindar por el Gaztelu Eguna del 2015. Todo ello al final de una cena de recuperación de fuerzas y repaso a lo que había sido uno de los días más completos y exitosos de la historia de la conmemoración del Gaztelu Eguna que ya ha cogido cuerpo y que movilizó a más de centenar y medio de personas para revivir aquellos sucesos de 1813 en la ciudad de Donostia y, en especial, en la Subida a Urgull.

Por partes, la preparación de tal suceso requirió unos preparativos intensos y ensayos concurridos para poder cantar victoria, Desde los Txilibitos, que este año se multiplicaron en número y espectacularidad, a los tambores con sus cuerpos marciales, los gastadores, amigos también de 'Urgull histórico' y 'Cultural Andia de Tolosa', los magníficos amigos de Eskola (qué envidia verles bailar con esa soltura, quién pudiera...) y la banda, ¡ay la banda!, todo un descubrimiento que un equipo de enviados especiales a la localidad navarra de Arre, encabezado por Onintza Mokoroa y Pedro Charton contrató para que se convirtieran también en el alma de la fiesta, eskerrik asko EZK Txaranga y os esperamos de nuevo chavales. En fin, como digo más de un centenar y medio de personas que desfilaron desde la mañana hasta la noche por los lugares estratégicos componiendo una enorme compañía que impuso la fiesta en el gran ambiente que generó en el desfile por las calles de la parta Vieja donostiarra, tras la partida matinal, con lectura de las Capitulaciones en La Patiña, algo que sabe hacer como nadie nuestra amiga Marilu Aizpurua, que puso el añadido necesario a su lectura para conocer lo que fue aquello que cada año rememoramos desde la Cofradía Vasca de Gastronomía.

Amigos de otras sociedades

En ese lugar se reunieron los bandos inglés y francés, en el que se incluían representantes también de sociedades entrañables como Aizepe, Círculo Riojano, Euskal Billera (impresionante dirección de Xabi Benegas al interpretar la Marcha frente a su sociedad), Casa de Alaba, Lurgorri, Ollagorra, Aizaki, Sociedad Fotográfica y, cómo no, el amigo Peio Arribas, siempre bienvenido desde Kainoietan. Y qué sería sin el clarinete de Teo, de Txistu del polifacético Modesto Lasa (el tomate que comí de su huerta me pareció inmejorable, y aquel chocolate y me dicen que hace una sidra espectacular en Areso donde vive) o la acordeón del incombustible Martín Estébanez que ahí seguía dando a la música de siempre para que el maestro de ceremonias Luis Mokoroa se soltara en cantos nocturnos que denotaban su satisfacción por el resultado del intenso día.

 

Los pilares del evento

 

Pero todo aquello tenía una base de organización que no puede faltar desde mucho antes. No voy a repetir lo que tantas veces he citado del saber hacer de la familia Arruebarrena-Aizpurua a la hora de poner todo a gusto de los que participamos, pero tengo que mandar un txalo muy sonoro e intenso a Elías hijo, capaz de dejar toda su fuerza y destreza, montarlo todo allá por donde pasáramos, ejercer en la salida matinal de Tambor Mayor, luego de intendente máximo y por la noche acudir a su trabajo profesional como si tal cosa. Lo dicho, Mazinger Z o algo así. Y se hizo con la colaboración un amigo al que también debemos agradecer su esfuerzo, todo un lujo de campeón remero, Imanol Garmendia, otro crack imprescindible en el montaje. No les cuento que si tenían poco, siempre pasan cosas y la rueda de la furgoneta les dio la tarde, aunque como siempre consiguieron resolver el problema. Joxe siempre atento a ayudar a su hermano y, por supuesto la ama Marilu como directora de orquesta para mayor abundamiento en el éxito de la jornada, mientras Elias padre también atento, exhibía los sudores que todos teníamos metidos en aquellos trajes 'veraniegos' propios de los treinta grados del momento.

Total que llegamos al Baluarte del Mirador, y no les he dicho todavía que el día estuvo espléndido, que esta vez no llovió y que no merece la pena quejarnos del calor que tuvo la jornada, porque a días como ese me apunto siempre. Tuvimos hasta una kupela inoxidable de sidra maravillosa que ejerciendo de ingeniero con estudios abrió el profe Ricardo Angulo (perezoso en la vuelta al cole, claro).

Fue una comida espléndida a la que aportaron viandas que en el campo entran de cine mi prima Luisi, o Iñigo con su ensaladilla, aquel pastel que repartía el querido Javier Ubillos... Y sin faltar el café, porque allí no falta nada.

Tras el descanso, de nuevo al tajo y nos esperaba la romería en el Macho y allí soltamos rienda suelta también a los bailables y otras marchas que nos pusieron los chicos y chicas de la txaranga navarra, espectaculares toda la tarde. La bajada fue más llevadera por supuesto con parada habitual en el cementerio de los ingleses y las carreras de gran atleta de Eugenio Resusta que cámara en ristre debió de inmortalizar cientos de fotografías que algún día esperamos ver del archivo que recopila Miriam Arruebarrena.

 

Despedida y cierre

 

Ya en el tramo final, el desfile animado por la Parte Vieja. El Gaztelu tiene cantera, porque participaron muchos jóvenes en el desfile y conocimos también al recién llegado hijo de Mikel Larrañaga, Aner, al que mostraba con orgullo la amatxo Sara y cómo se le caía la baba a Angel Gracia al colocar sobre el tambor al recién nacido Jon, hijo de su hija Amaia. En fin que no faltó de nada, tampoco los visibles ojos emocionados de Luisi Liceaga, cuando nos daba detalle del acontecimiento familiar que les espera en breve con la boda e su hija Amaia, que tampoco faltó a la cita.

Eran las mil y una cuando había que cerrar el telón tras la cena del Pollo, bien servida como siempre por el grupo de trabajo de la Cofradía Gastronómica, a los que agradecemos su dedicación, y tras la que recibimos la visita del amigo Txema Zugasti, muy aplaudido porque si hay que destacar lo máximo del recorrido por las calles donostiarras fue la colaboración del Beti Jai, impresionante en el despliegue para matar la sed de las tropas. Lectura final de las actas de Zubieta en la Plaza Zuloaga y baile popular en el que destacó como siempre la elegancia de los amigos de Eskola.

Felicidades a todos porque fue un placer compartir el Gaztelu Eguna 2014, la palabra más repetida en las despedidas de los unos y los otros, "todo un placer habar estado".

Nos vemos pronto.

Un abrazo del reportero tribulete.

 

Tito Irazusta Adarraga

Todo esto fue posible gracias a todos los participantes y a nuestros patrocinadores: Pirotecnia Astondoa, Cafés Aitona, Coca-Cola, San Telmo espacio gastro-cultural y Orma infraestructuras para eventos. Muchas gracias a todos.

 

 

T.943 428806 · F.943 410941 · junta@gastronomica.com
© 2012 Cofradia Vasca de Gastronomía / Gastronomiazko Euskal Anaiartea