Gastronomiazko Euskal Anaiartea - Cofradía Vasca de Gastronomía

Celebración del Bicentenario de la toma y saqueo de San Sebastian
31.08.2013

Un 31 de agosto especial, donde nuestros fusileros, tamborreros y txilibitos estuvieron una vez más en el centro de la conmemoración del bicentenario

Como colofón a la fecha, representantes de otras tamborradas compartieron la cena en la Sociedad Gastronómica

Fue un 31 de agosto especial, bastante especial por mucho motivos y el fundamental que por tratarse del que conmemoraba una cifra redonda de años desde que San Sebastián fue pasto de las llamas que provocaron las tropas extranjeras, se generó una expectación notable y al coincidir con un sábado, la Parte Vieja y sus calles adyacentes estaban poco menos que intransitables por el gentío que se agolpó para participar de cerca en el evento.

Nosotros a lo nuestro y después de una mañana que también ofreció espectáculo con la congregación de tamborradas de la ciudad en los bajos del ayuntamiento donostiarra, la tarde se presentaba también bonita para quienes formamos parte del grupo de la Gastronómica, con sus fusileros, tambores, barriles y Txilibitos (Tenemos aquí un pequeño duelo dialéctico que adentrada la noche debatieron el bueno de Javier Ubillos y mi admirada Amaia Intxausti, toda una profesora para muchos del manejo de los pífanos, que le gusta decir también al maestro Luis Mokoroa. En definitiva que el periodista pone txilibitos por el respeto a la edad del que lo sugiere, aunque la joven lo dejaría en txiribito).

De cualquier forma, hecho el paréntesis anterior lo único claro es que sonaron de maravilla, como es habitual en el grupo de gente que se prepara con esmero durante muchas horas Granaderos y tantas otras como el Asisito que el sábado sonará sin parar en el Gaztelu Eguna.

Vivimos un 31 de agosto de 2013 como les digo bastante especial, aunque esta vez a las tropas inglesas que formamos parte del batallón de la Gastro no nos tocó ser los “malos” que derribaron el muro de La Bretxa para entrar a saco en la Parte Vieja y demolerla. Lo nuestro de esta edición fue la música tamborrera y en eso lo pasamos en grande, desde que arrancamos en La Patiña hasta que finalizamos casi cinco horas después en la Plaza Zuloaga, después de recorrer varias veces por las calles de lo viejo donostiarra y tras una parada en el Boulevard donde se escenificaron homenajes y entrega floral una vez más con la participación de nuestra pequeña Maitane Pikabea.

Entusiasmo

Por necesidades del guion, también nuestra gente reforzó a otras compañías, como Elías padre que vestía el llamativo traje verde y amarillo de la Sociedad Ollagorra o nuestro Agustín que les daba redoblea unos gaiteros desplazados a Donostia para la ocasión. Los demás habituales desfilamos muy txintxos y con las filas prietas como pedían los organizadores, con un grupo de ingleses, otro de franceses y la compañía bien numerosa de txilibitos con sus barriles para que nos dejáramos oír, cosa que hicimos con la marcialidad que requería la cita. Era Javier Ubillos el que ordenaba las filas o el pasillo, según requerían los “mandantes” del desfile, para hacer de nuestro grupo un ejemplo de seriedad y disciplina, como destacó al final nuestro responsable principal en la marcha, Carlos Arruebarrena, el del cordón rojo y el babero en el festejo nocturno, el que más fotos y grabaciones hace de todo lo que se mueve y encima no falla para tocar una sola pieza.

Por delante nuestros tres fusileros, Iñigo, Alfonso y Xavier Intxausti, debutante éste en el oficio, también protagonistas en un día en que sonaban descargas y los cañones sorprendían con golpetazos a los tímpanos como principal recuerdo de aquella barbarie de hace doscientos años y que pudo a nuestros conciudadanos en la necesidad bien lleva a cabo de crear esta maravillosa ciudad de San Sebastián, como recalcó el alcalde al recibir el cuadro que se entregaba a toda la población de la ciudad.

Colofón

Mientras andábamos en esas de aquí para allá en el recorrido abarrotado de gente, en los fogones de la Gastro se las ingeniaba la simpática Marilú para preparar una cena acorde a las necesidades de un batallón hambriento, aunque costó que llegáramos todos a la mesa para empezar a degustar aquel atún con tomate que supo a gloria. Y no digamos las anchoas marinadas o el pastel de pescado.

La cena tuvo además la compañía de amigos llegados de otras sociedades como la Casa de la Rioja, Lurgorri, Sociedad Fotográfica, Ollagorra o Aizepe (aunque esta vez el activo Peio había salido con Kainoietan, organizador principal del evento). Con la mirada atenta de la cada vez más joven Maritxu Zubizarreta, la amona de una familia muy implicada en la fiesta y en las organizaciones de la Sociedad. Hay que ver cómo se lució Elías al marcar los redobles en esa Parte Vieja que por su estructura hace que el sonido de los tambores retruene con marcialidad y color. Pero ojo que sus hermanos Miriam y Joxe andan siempre al control de todo lo que se mueve. Lo dicho, una familia implicada. Porque desde varias ramas, los Pikabea también un montón, con la novedad este año de Aitana, encargada de llevar en su sitio destacado la bandera de la Sociedad.

La noche se alargó bastante y quienes teníamos que madrugar para otros trabajos dejamos en ambiente al numeroso grupo de entre los que los de Casa Rioja y Lurgorri eran los más animados.

Pasó otro 31 de agosto en el que además asistimos al homenaje bien ganado a Fernando Blanco, tambor mayor de Kainoietan, en el que Carlos Arruebarrena y Onintza Mokoroa, como responsables de tambores y pífanos, se enteraban los primeros al acercarse en la Consti a la llamada de los jefes para comunicar la inesperada despedida de Fernando, que recibió un bastón de mando de plata como recuerdo y que contaba entusiasmado su próxima salida a Andorra para relajarse después de tanta tensión. Nuestra felicitación desde esta atalaya para el tambor mayor de una fiesta tan compleja en su organización.

Y así se puede resumir esta nueva cita con la historia de nuestra ciudad que seguiremos compartiendo en futuras citas, alguna muy cercana por cierto.

 

Tito Irazusta

 

(cronista de lo que viví con los amigos de la Gastro).

T.943 428806 · F.943 410941 · junta@gastronomica.com
© 2012 Cofradia Vasca de Gastronomía / Gastronomiazko Euskal Anaiartea