Noticias & Eventos

12.07.2012

Visita al Château d´Aydie en Madiran

Nubes y claros, eso es lo que se anunciaba y así amaneció la jornada, aunque la impresión era prometedora y acudimos al autobús con entusiasmo. Las previsones fueron acertadas y según nos íbamos adentrando en la campiña francesa cada vez era más resplandeciente el día. Abandonamos la autopista un poco antes de Pau y seguimos rodando por carreteras secundarias, cada vez más estrechas y zigzagueantes pero dentro de un verdadero jardín. Patxi Lastecouere que nos había organizado el viaje, en estos momentos estaba muy ocupado hacíendo de guía a nuestro chófer.

Llegamos a nuestro destino, el château d´Aydie, situado justo en un pequeño alto desde el que se dominaba un magnifico paisaje. Toda la bajada hasta el valle estaba cubierta de viñas, unas 45 hectáreas junto a la propiedad y según nos explicaron, tras unas lomas que veíamos en un primer plano y que dividen la región de Madiran en dos valles, tenían otras tres parcelas distribuidas en regiones diferentes y con suelos de diferentes características.

http://www.flickr.com/photos/82670820@N03/sets/72157630590734646/show/

Madiran está distribuido entre tres regiones diferentes, una corresponde a los Pirineos Atlanticos, otra a Hautes Pyrenées y la última a Gers. Es una región que goza de un clima excepcional en especial en otoño y principio del invierno, con temperaturas suaves provocadas por vientos del sur. Esto les permite, como comprobaríamos luego, la obtención de vinos dulces, que a diferencia de los sauternes, las uvas llegan pasas de modo natural, sin mediación de la botritis cinerea. Ha habido años en que se ha podido vendimiar hasta el mes de diciembre.

Fuimos recibidos por François Laplace, uno de los cuatro nietos del fundador de la bodega, Frédéric Laplace, que por 1930 comenzó a embotellar el vino. Unos años más tarde, ayudado por su hijo Pierre, se esfuerza por luchar con la plantación de viñas contra el potente monocultivo de maíz. En la actualidad, los cuatro nietos, Bernard, Marie, Jean Luc y François, nuestro anfitrión en la jornada, se dedican a trabajar en la propiedad, con una importante partida de sus cosechas dedicadas a la exportación.

El cepage dominante en la región de Madiran es el Tanat, con pequeñas plantaciones de Cavernet Sauvignon y Cavernet Fanc que emplean para coupage en alguno de sus vinos. En cuanto a los blancos, el Petit Manseng es la variedad con la que consiguen ese magnífico blanco dulce y un cupage de Gros Manseng 30% y Petit Manseng 70% para un muy curioso blanco seco.

En la bodega comprobamos la utilización de todos los materiales en uso, desde las antiguas cubas de cemento, las fibras de vidrio, bastante acero inoxidable y barricas de roble francés. En este momento habían habilitado 4 grandes cubas troncocónicas de madera, a la antigua usanza, para realizar un experimento con uno de los vinos que luego probaríamos y que piensan que en tres años conseguirán mejorar notablemente. Como es lógico nos apuntamos enseguida.

http://www.flickr.com/photos/82670820@N03/sets/72157630591063924/show/

En un largo porche, donde también estaban instaladas las mesas para el almuerzo nos recibieron con una copa de Pacherenc du Vie Bilh Château Aydie: 100% Petit Manseng. Excelente de aperitivo y muy apropiado para foie y quesos fuertes. Fue uno de los que más grato recuerdo nos dejaron y tras los multiples comentarios nos fuimos instalando en las mesas.

Unas lonchas de jamón y una ensalada de tomate sirvieron para degustar un Pacherenc du VicBilh Sec Odé d´Aydie: 30% Gran Manseng y 70% Petit Manseng. Un blanco seco muy curioso, muy sabroso con ligera acidez que podía evocarnos al txakoli.

Mientras tanto en una esquina del atari, Bernard Lapalace vigilaba una parilla donde se estaban asando unas chuletas de cerdo, a las que en un principio no habíamos prestado mucha atención, pero nada más probarlas nos llevamos una grata y agradable sorpresa. Nos picó la curiosidad y comenzamos a indagar. Eran los cerdos conocidos como cerdo negro de Bigorre, criados en libertad y que después de haber pasado un período en peligro de extinción, desde 1981 ha comenzado nuevamente su recuperación gracias a su gran valor gastronómico. Cerdos negros, no muy grandes, de carnes magras ligeramente persilladas y de morro chato. Por qué será que me vino enseguida a la cabeza nuestro extinto txato alavés.

Madiran Aydie l´Origine: Tanat 70% Cavernet Franc 30%. Muy buena nariz y sabores frutales de vino joven.

Madiran Odé d´Aydie: Tanat con una pequeña proporción de Cavernet Sauvignon. Tal vez el más redondo de los que probamos, fino y complejo al mismo tiempo. Un poco corto en nariz.

Madiran Château d´Aydie: Tanat. Es el niño bonito de la casa pero todavía le falta crecer algo. Es con el que van a experimentar en las cubas de madera durante 3 años. Habrá que volver el 2015.

Nos acompañaron a estas chuletas con guarnición de patatas paisanas y un poco de queso antes de pasar al postre.

Para acabar un Maydie: Vino licoroso conseguido solamente con Tanat. Tiene 17 º que no se notan al paladar. A diferencia de los oportos, le falta un poco de densidad.

A estas alturas se nos había sumado al grupo Gilbert dalla Rosa, lider del Convivium de Slow food de Pau, con el que habíamos contactado para que nos guiase en una visita a Pau.

http://www.flickr.com/photos/82670820@N03/sets/72157630591315214/show/

Café copas y despedidas efusivas donde hasta nos comprometimos en acudir a vendimiar si hiciera falta.

La visita a Pau fue muy interesante, no hay como que te muestre la ciudad una persona que la vive y siente. Fue corta pero intensa, nos contaron el pasado, el presente y las prespectivas de futuro. El castillo de Enrique IV, rey de Francia y de Navarra, los mercados, las plazas para la trashumncia, etc. Agradecimos a Gilbert las atenciones que nos prestó y si para Enrique IV, Paris bien valía una misa, tenemos que decir que Pau bien vale una visita.

http://www.flickr.com/photos/82670820@N03/sets/72157630591625362/show/

 

 

 

 

Visita al Château d´Aydie en Madiran

Llegada del grupo al Château d´Aydie

Visita al Château d´Aydie en Madiran

Visita Bodega

Visita al Château d´Aydie en Madiran

Momento de la cata.

Visita al Château d´Aydie en Madiran

Bernard a la parrilla

Visita al Château d´Aydie en Madiran

Almuerzo, la mesa del "presi"con Francois y Patxi

Visita al Château d´Aydie en Madiran

Juan Manuel y Lapitz al fondo.

Visita al Château d´Aydie en Madiran

Eduardo y su equipo.

Visita al Château d´Aydie en Madiran

Brindis de despedida

Visita al Château d´Aydie en Madiran

Entrando en Pau

Visita al Château d´Aydie en Madiran

Escuchando a Gilbert dalla Rosa.