Noticias & Eventos

31.08.2016

Participación-2016-de la Cofradía en la celebración del 31 de agosto de 1813

También participamos en el 31 de agosto

La Cofradía Vasca de Gastronomía, que este mes va a cumplir 55 años desde su fundación el 13 de septiembre de 1961, también colaboró una vez más a la brillantez de los actos de conmemoración del 31 de agosto en la Parte Vieja Donostiarra. Aportó un buen número de herradas, barriles, tambores y txiribitos al gran desfile que acaparó la atención desde las cinco de la tarde hasta entrados en la noche, cuando el apagón de las luces y encendido de velas recordaba aquellos momentos tenebrosos y lamentables de 1813, en los que la ciudad fue saqueada y quemada y fueron asesinados muchos de nuestros antepasados.

Nuestra compañía estuvo alineada delante y detrás de la banda The Joselontxo’s. Por delante de ellos y cerrando la marcha de los tambores de las diferentes sociedades participantes, el grupo con indumentaria inglesa y de traje francés, donde destacaban los veteranos del grupo, Carlos Arruebarrena, con los galones bien lucidos en uno de los brazos para que se notara quién mandaba y el general francés, Javier Ubillos, que se prepara para rendir sus tropas en la conmemoración del 9 de septiembre, fecha en la que este año tenemos el festivo Gaztelu Eguna, que éste si es un evento de celebración con todas las letras, porque se trata de ensalzar el valor de los ciudadanos donostiarras que se armaron de valor para llevar adelante la reconstrucción de la ciudad. Las actas de Zubieta así lo atestiguan y serán recordadas en el momento culminante de esa bonita fiesta del Gaztelu Eguna.

Javier Ubillos mostraba ufano la condecoración del eguzkilore que el pasado 20 de enero impuso la Sociedad a quienes llevan veinticinco años ligados a la Tamborrada de la Cofradía, desde la primera edición, en la que le acompañaron en la distinción también gente tan entrañable del grupo como Luis Mokoroa, José Luis Ocón (no se iba con la música a otra parte sino a la Gastronómica), Elías Arruebarrena, Alejandro Olondris, Iñaki Morante (alías Duracell) y Alberto Iglesias. No está de más volver a felicitar a todos ellos por abrir la senda y mantenerse en ella siempre. Gracias.

Fue acertada la propuesta de Elías Arruebarrena de juntarnos en La Patiña con las tropas de las sociedades de la zona y para nosotros allí comenzó el desfile por la Calle 31 de Agosto hasta llegar a la Plaza Zuloaga, donde esperaban el resto de tamborradas y, cómo no, la multitud de soldados que recrearon los tiroteos de aquel infame ataque. Los redobles de Elías junior atronaban en la Parte Vieja para llegar interpretando la marcha de Granaderos hasta encontrarnos también con Urgull Histórico, con Iñaki Gurmendi al frente, reforzados también por gaiteros y pífanos llegados desde Irún que tuvieron una tarde movidita y ruidosa.

La parada en el Boulevard, donde el alcalde donostiarra premió a los directores de los festivales culturales de Zinemaldia, José Luis Rebordinos, del Jazzaldia, Miguel Martín y de la Quincena Musical, Patrick Alfaya, estuvo trufada de interpretaciones también de la banda de txistularis del ayuntamiento, encabezados por el incombustible Ansorena. Fue preciso para los participantes el desfile por la calzada del boulevard, ante la multitud que esperó atenta a la recreación del asalto a La Bretxa. Se hizo una ofrenda floral y se guardó un minuto de silencio en homenaje a las víctimas de 1813.

Recorrimos con marcialidad y entusiasmo las calles de la Parte Vieja y nos explayamos en la Plaza de la Consti, donde no faltaron momentos graciosos, sobre todo al sonar los Cosacos del Kazán, con el ataque de los barrileros a los tamborreros.

La noche acabó para nosotros con el espectáculo de la Plaza Zuloaga, con el baile maravilloso otra vez de los chicos y chicas de Eskola y el agradecimiento del tambor mayor a todos los que participamos. Kanoietan lo organizó con éxito e incorporó la marcha Tupper que, permítaseme decir, sonó mejor en el día clave que en los ensayos. Siempre atento a la formación del largo ejército Peio Arribas, que dice casi más cosas con su mirada que con las palabras. Todo en orden mi sargento.

Como tenemos por buena norma, todo finalizó con una suculenta cena, exquisita la merluza que nos preparó la amatxo Marilu en la Cofradía, donde tuvimos el honor de compartir con los buenos amigos Ugaldebere, y el anuncio de Tomás, sheriff de Eskola, de ofrecernos un taller de pasos de baile en el Gaztelu Eguna, durante la romería en lo alto de Urgull.

Tampoco faltó el brindis propuesto por Carlos Arruebarrena y la felicidad general porque todo salió con muy buena nota.

Tito Irazusta

El reportero dicharachero de eventos tamborreros.

Participación-2016-de la Cofradía en la celebración del  31 de agosto de 1813

Aguadoras en la Plaza Zuloaga para iniciar el desfile.

Participación-2016-de la Cofradía en la celebración del  31 de agosto de 1813

Tamborreros frente a la Basílica de Santa María tras honrar al Santo.