Noticias & Eventos

16.04.2008

Con FECOGA en La Rioja

DOS VISITAS Y UN HOMENAJE

La visita a dos importantísimas bodegas de Rioja – Rioja Alta y Marqués de Riscal – más el homenaje con nombramiento de cofrade de honor de Fecoga a la familia Paniego – Sánchez, propietarios y regidores del hotel-restaurante Echaurren de Ezcaray constituyeron los hitos del viaje que socios de Fecoga realizaron los días 16 y 17 de este mes de abril.

El almuerzo mañanero, en torno a las 10 horas, no fue como otras veces al aire libre, sino que gracias a las gestiones de Luis Garde, contamos con  las instalaciones de la sociedad popular  Altzania, de Alsasua. Y allí los bollitos de jamón con vino de la Rioja, preparados por Rafa Muguruza, supieron a gloria. La sociedad prestada quedó barrida y limpia, tal como nos la habían prestado. Y listos ya para las faenas  gastronómico-culturales

Rioja Alta

Las bodegas de La Rioja Alta están situadas a las puertas mismas de Haro, según se viene de Alava. Nada mas llegar nos ofrecieron vino propio. ¿Qué marca creen ustedes que degustamos? Albariño Lagar de Cervera. Es que La Rioja Alta, de Haro adquirió hace años la empresa gallega – en la zona de O Rosal. junto a la desembocadura del Miño - que amplió y modernizó sacando al mercado este excelente albariño, rico en aroma y gusto.
Visitamos la bodega con explicación en cada una de las partes conociendo el proceso de elaboración del vino. Una joven grata y atenta señorita fue dándonos las explicaciones  convenientes con una justeza y conocimientos que llamaron la atención. Al final de la visita supimos todos que se trataba de Ainhoa Elosegui, de San Sebastián. En la bodega que visitamos se producen dos grandes reservas y los crianzas Viña Ardanza, Arana y Alberdi. La expedición quedó a comer en la bodega.

Ezcaray.

Ezcaray atrae a gran población, principalmente del norte; en invierno porque  tiene estación de esquí y en verano por su grato clima, y la posibilidad de las muchas excursiones a puntos del derredor. Y cuando no es ni invierno ni verano, atrae su gran paz, la tranquilidad y la amabilidad de sus habitantes.

Nosotros fuimos a homenajear a la familia Paniego – Sánchez, propietaria del Hotel Echaurren. Y tras alojarnos en él y a la espera de los actos oficiales que iban a ser de noche, todos  marchamos a la fábrica de Hijos de Cecilio Valgañón donde se elaboran mantas y tejidos de lana.; la mayoría salimos con grandes y vistosas bolsas rojas llevando echarpes, foulards o bufandas de mohair.

La presencia de la Federación de Cofradías Gastronómicas tenia que notarlo el pueblo y así, al anochecer, ataviados todos con las indumentarias de nuestras cofradías recorrimos la bella y tranquila ciudad. Delante Modesto Lasa con el txistu, abría el paseo, pero a medio recorrido comenzó a llover, y ello nos obligó a refugiarnos en este o aquel bar. Y como no hay mal que por bien no venga, pudimos degustar un vino que llaman Muñarrato y compartir con las gentes del lugar.

 

El homenaje en Echaurren

 

En el salón –comedor del Hotel Echaurren se celebró el acto de reconocimiento a los propietarios del establecimiento. El matrimonio Félix Paniego y Marisa Sánchez, junto con dos de sus hijos, Francis que es el joven pero experto cocinero y José Félix que lleva el peso del afamado restaurante. Palabras de Juan  José Lapitz, Presidente Honorario de FECOGA, y director de la expedición subrayando los meritos de la familia, quinta generación en el Echaurren. El presidente de FECOGA José Ignacio Telleria hizo entrega a la familia de una placa de plata como reconocimiento a la labor de tantos años en los que ha creado el prestigio del que gozan.


Seguidamente se desarrollo el ceremonial completo para ser investida la familia como cofrades honorarios siendo Juan Jose Lapitz quien les tomó juramento.


El acto protocolario se cerró con dos cánticos, que tuve el honor de dirigir. El primero fue el Zorionak zuri ,ya que Francis, el cocinero, cumplía años. Y finalmente, el Agur Jaunak.


Siguió una magnifica cena que, comenzando con Pan de aceitunas negras y Croquetas del Echaurren , terminó con Presa de cerdo ibérico con salteado de pachoy y setas . Como postre  Mouse de yogurt, helado de queso, sopa de chocolate blanco y galletas blancas. En medio pongan ustedes muchos y muy sabrosos platos,

A la mañana siguiente. de nuevo cantamos el Agur Jaunak para Marisa y Félix que salieron a despedirnos.


Marqués de Riscal

Fue Camilo Hurtado de  Amezaga, - Marques de Riscal – quien inició a Alava en el arte de la creación de un vino con buen estilo y sabiduría.. En 1858, recibió Hurtado de Amezaga el encargo, por parte de la Diputación Foral de Alava., de contratar a un enólogo que enseñara a los viticultores alaveses la técnicas usadas en el Medoc .y asi Jaen Pinau, que trabajaba en las bodegas del  Chateau Lanessan vino a Alava para hacer un trabajo de asesoramiento .


Si en el siglo XIX fue el Marques del Riscal el iniciador del prestigio del vino de Alava, en el siglo XXI, sus herederos han levantado como símbolo de modernidad un edificio vanguardista. encargaron el proyecto al arquitecto canadiense Frank O. Gehry, prestigioso artífice , conocido entre nosotros por ser el autor del Guggenhein, de Bilbao. Un edificio recubierto de titanio, pero con los colores rosa, oro y plata., los colores del vino tinto, de las mallas de las botellas de Riscal y de las capsulas de las botellas.


Con gran detenimiento pudimos ver y admirar las bodegas desde la parte más antigua –piedra labrada - a las mas modernas construcciones.


Hubo al final una degustación doble: de vino blanco de Rueda (ya que Marqués de Riscal tiene bodegas en dicha localidad vallisoletana) y tinto alavés de Lanciego.. Cata muy bien explicada y dirigida por Carlos, uno de los miembros del equipo técnico de Riscal.

El Collado


A comer a Laguardia, la preciosa villa medieval alavesa..En el restaurante Castillo El Collado, su propietario Javier Acillona nos ofreció una comida hecha con mimo y servida con explicación en cada plato. Desde Piquillos y Habitas frescas hasta Rabo de vacuno estofado; para terminar… Hojaldritos  con helado.
 
El Boletín de la Cofradía Vasca de Gastronomía publicará en su próximo número una amplia y detallada crónica de este viaje.

Texto y fotos

JAVIER DE ARAMBURU

 

Con FECOGA en La Rioja

Los expedicionarios en Rioja Alta

Con FECOGA en La Rioja

La guia resulto ser Donostiarra

Con FECOGA en La Rioja

La familia Paniego-Sanchez: José Felix, Felix, Marisa y Francis.

Con FECOGA en La Rioja

La nueva bodega de Marques de Riscal del arquitecto Frank O. Gehry

Con FECOGA en La Rioja

El restaurante El Collado de Laguardia