Hemeroteca

07.02.2019

Josema Azpeitia, honrado por la Gastronomica

El periodista gastronómico y coordinador de esta publicación Josema Azpeitia, la cocinera y nutricionista Carolina Rincón y el viticultor Laurent Tereygeol fueron nombrados cofrades de honor de la Cofradía Vasca de Gastronomía

Ante todo hay que decir que, aunque suene extraño, a lo largo de mi dilatada vida como plumilla gastronómica, tal vez por mi cierto pasotismo, no he sido considerado apenas para formar parte honoríficamente de alguna de las múltiples cofradías gastronómicas. Hay una curiosa salvedad, como es la de ser cofrade de honor de la del Queso Manchego. Acaso pudo influir un artículo sobre el citado queso que publiqué en las páginas de Noticias de Gipuzkoa, titulado significativamente El Rolex de los quesos.

Y no se crean que tengo sobre estas cofradías una opinión negativa. Todo lo contrario. Asociadas muchas de ellas en FECOGA (Federación de Cofradías Gastronómicas), que preside con total dinamismo nuestro buen amigo Juan Manuel Garmendia, creo que la inmensa mayoría de ellas han contribuido a dinamizar la cultura gastronómica y los valores y productos que ensalzan, así como aspectos lúdicos en torno al buen comer y mejor beber.

Precisamente, todo esto viene a cuento dado que el pasado 16 de diciembre nuestro amigo y circunstancial colaborador Josema Azpeitia fue nombrado cofrade de honor de la Cofradía Vasca de Gastronomía, honor que fue compartido con otras dos personas elegidas por los miembros de la prestigiosa institución.

Una de ellas fue la cocinera y nutricionista donostiarra Carolina Rincón, que tras formarse en cocina con maestros del calado de Arzak o Martín Berasategui, ha optado por dirigir su labor hacia el equilibrio alimentario, la salud y la nutrición. El segundo nombrado fue el viticultor Laurent Tereygeol, poseedor de la bodega Château Pontoise-Cabarrus, en el Alto Médoc bordelés.

En cuanto a Josema, como destacó Alazne Cano, miembro de la Junta Directiva de la cofradía donostiarra y encargada de presentar al premiado y recitar sus méritos, recibió la distinción por la continua defensa de los productos y la gastronomía vasca que ejerce desde sus tribunas informativas y pedagógicas, pues no olvidemos que, además de periodista gastronómico, hace cinco años que ejerce como profesor de Teoría de la Gastronomía Vasca en el Basque Culinary Center.

Azpeitia nos confesó sentirse muy orgulloso de haber sido nombrado cofrade de una sociedad tan prestigiosa: “La ilusión me embarga, pues la Gastro ha sido para mí mucho más que una sociedad. Además de su innegable importancia en el mantenimiento, desarrollo y promoción de la gastronomía donostiarra, esta cofradía ha sido el lugar donde hemos realizado mil eventos, el techo bajo el que presenté mi primer libro, 100 recetas con label, y el último, Rutas y restaurantes con encanto de Navarra. También ha sido el lugar en el que he acudido a mil comidas, presentaciones, reuniones de trabajo, concursos... un lugar dinámico, humano y sobre todo muy vivo, al que he tenido el placer de invitar a que acudieran a cocinar a muchos cocineros que siempre han acudido encantados. Todos aquellos y aquellas que me han ayudado a lo largo de estos años abriéndome las puertas de esta sociedad y facilitándome el acceso a sus servicios estarán hoy muy presentes en mi corazón, sobre todo Juan José Lapitz, con quien tan buenos ratos pasamos bajo estas vistosas vigas corrigiendo relatos y compartiendo mesa y mantel”.

Finalmente, además del nombramiento de los citados, como todos los años fue entregado el Premio Caracol a la Biodiversidad, que este año recayó en la sección de Micología de la Sociedad de Ciencias Aranzadi. Pedro Satrostegi, en representación de la veterana sociedad, recogió el premio de manos de Javier Ubillos, que ensalzó a la sociedad científica en una extensa glosa.

 

Acto de investidura

Los nombramientos tuvieron lugar dentro del marco del 44º capítulo de la cofradía citada, que comenzó a las once de la mañana en la sede de dicha sociedad con un opíparo desayuno que fue seguido de una misa en la basílica de Santa María, un vistoso desfile de cofradías por la Parte Vieja donostiarra y el acto de investidura de los nuevos cofrades en el Salón de Plenos del Ayuntamiento.

Tanto en el desfile como en dicho acto estuvieron presentes no pocas cofradías vascas, estatales e internacionales, que no quisieron perderse el capítulo de la cofradía donostiarra. Y resultó también terriblemente vistosa la actuación de la Coral Eguzkilore, que arrancó con el imperecedero El Menú de los Xey, el de “Camarero, ¿qué hay para hoy?”, y otros temas como Haurtxoa seaskan o Hator, hator.

Onintza Mokoroa, en representación de la cofradía, abrió las presentaciones y nominaciones, y tras presentar a los candidatos, el Gran Sukalde Jaun, Luis Mokoroa, se encargó de terminar de entronizarles apoyando su espada en los hombros de los cuatro homenajeados y haciéndoles jurar “defender la gastronomía y no realizar régimen alimenticio alguno ni vigilia voluntaria”.

Finalizado el acto, todos los congregados se dieron cita en la sede de la Cofradía Vasca de Gastronomía, donde tuvo lugar una comida digna de una boda de postín en la que se dio buena cuenta de los siguientes platos: degustación de Euskal Txerri; papillon de Arcachon en salsa verde con sabayón al champagne; trucha de Banka en gravlax; bacalao en salsa de espárragos verdes; hojaldre de foie gras y hongos con crema de trufa; crema reina gastronómica; dúo de lenguado y vieira en salsa de mariscos; euskal jeistera de lamin ura de Talai Berri; rabo de ternera en salsa perigueux con puré trufado;crocante de brebis fresco de Aldudes con mermelada de higos de Ziburu y brotes de ensalada y financier de manzana y frambuesa con guindilla confitada y bañada en chocolate salado sobre singular crema inglesa (de alubia de Tolosa), creación esta última del insigne confitero tolosarra Rafa Gorrotxategi.

El acompañamiento corrió a cargo del txakoli Talai Berri, el champagneLaurent Etchart Carte d’Or y, por supuesto, el excelente Château Pontoise Cabarrus 2013, aportado por el entronizado bodeguero. Un día extraordinario cargado de emociones en el que se dieron cita en los diferentes actos conocidas caras de la gastronomía local y guipuzcoana como Elena Arzak, Aitor Buendía, Sergio Errasti, Xabier Gutiérrez, José Ramón Elizondo y su esposa Conchita Bereziartua (del mítico Aloña Berri), Rafa Gorrotxategi, Inaxio Muguruza y tantos y tantos miembros de las diferentes cofradías asistentes. Una jornada redonda.

Josema Azpeitia, honrado por la Gastronomica

Los entronizados Laurent Tereygeol, Carolina Rincón y Josema Azpeitia.

Josema Azpeitia, honrado por la Gastronomica

Onintza Mokoroa y Luis Mokoroa.

Josema Azpeitia, honrado por la Gastronomica

Elena Arzak y Josema Azpeitia.

Josema Azpeitia, honrado por la Gastronomica

Joserra Elizondo, Inaxio Muguruza y Kontxita Bereziartua.